Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Sin romper cristales

joaquin sabina

Pasó por fin, se te cruzó un buen chico
(dime su gracia si te da la gana)
y rechacé el papel de indiano rico
mecenas del divorcio de tu hermana.

La noche que perdiste el miedo al miedo
fue tan corta que dura todavía,
por más que yo, maldito José Alfredo,
te diera más de lo que no tenía.

Me costará ¿qué quieres que te diga?
ser elegante sin romper cristales
ahora que ni siquiera eres mi amiga.

No enseñan a olvidar las autoescuelas,
pero, hasta los feroces animales
lloran cuando los dejan a dos velas.

Poema: Sin romper cristales
Año: 2000
Letra: Joaquín Sabina

El artículo Sin romper cristales fue publicado el 26-03-2006, ha sido leído 25.370 veces. Queremos conocer tu opinión, recuerda que los comentarios están sujetos a las normas de participación

5 Comentarios

  1. mitxael
    mitxael 26/03/2006

    Ser elegante sin romper cristales (…)

    Pero hasta los feroces animales, lloran cuando los dejan a dos velas (…)

    Esta demàs preguntarse porque le denominan “El genio de Ubeda”… grande joaquin!!!!!!!!

  2. --=Olaf=--
    --=Olaf=-- 27/03/2006

    la española mas mexicana era para mi una mujer realmente bella en todos los aspectos, le vamos a extrañar mucho. Descanse en paz.

  3. Nancy - La Rubia
    Nancy - La Rubia 28/03/2006

    Cuanta razon tenes flaco…
    Me costará ¿qué quieres que te diga?
    ser elegante sin romper cristales
    ahora que ni siquiera eres mi amiga.

    No enseñan a olvidar las autoescuelas,
    pero, hasta los feroces animales
    lloran cuando los dejan a dos velas.

    Ahora ya ni siquiera es mi amigo.. es mi recuerdo.. es un que pudo haber sido.. es..

  4. Benditos_malditos
    Benditos_malditos 28/03/2006

    Para mi gusto es de los mejores del Ciento volando, supongo que “dedicado” a Paula no?

  5. hispa
    hispa 29/09/2010

    Aún siendo un poco tarde, yo me quedo con el siguiente que refleja un ciclo de mi vida que aún perdura…

    La noche que perdiste el miedo al miedo
    fue tan corta que dura todavía,
    por más que yo, maldito José Alfredo,
    te diera más de lo que no tenía.

Los comentarios están cerrados.