Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Categoría: Sonetos y poemas

Mereció la pena

sabina, poema, soneto

Versos de Joaquín Sabina

El crepúsculo va con retraso
destiñendo la sal de la vida,
vivo en un callejón sin salida,
hace tiempo que no me hago caso.

Avanzando hacia atrás, paso a paso,
cada atajo parece una huida,
cuando pierda por fin la partida
roncaré a la salud del ocaso.

Partiré sin cumplir mi condena,
pensaré que mereció la pena
y, si tiene paciencia el destino,

sin hacerle al espejo un reproche
le daré la razón a la noche
y abriré otra botella de vino.

Joaquín Sabina

Hace algo más de cinco años Joaquín Sabina publicó en Interviú “Interiores”, y ahora llega esta versión diferente en la revista Tinta Libre, a la que titulamos “Mereció la pena” porque es precisamente de los pocos versos que cambia en este soneto que desgarra, que vuelve a hablar del paso del tiempo, de la vida en el alambre. Hay inspiración, no hay que preocuparse, el nuevo disco está en camino y se llamará “Lo niego todo”

3 Comments

Amanece peor cada día…

sabina, poema, soneto

Versos de Joaquín Sabina

Amanece peor cada día,
Y, a pesar de las horas hermosas,
las goteras son tan enojosas
la ira de Dios tan impía

que al final, con el alma vacía,
uno deja que pasen las cosas
como trenes, como mariposas
que no saben morir todavía.

Yo prefiero soñar que mañana,
de repente por una ventana
se me cuelen volando las musas,

y feliz, surcando esa ola
enrojezco como una amapola
y me pongo a cantar sin excusas.

Joaquín Sabina

Hace algo más de cinco años Joaquín Sabina publicó en Interviú “Interiores”, y ahora llega esta versión diferente en la revista Tinta Libre, a la que titulamos “Amanece peor cada día” porque es precisamente el verso con el que arranca un soneto que desgarra, que pide inspiración, que es él en su más pura esencia. Hay inspiración, no hay que preocuparse, el nuevo disco está en camino y se llamará “Lo niego todo”

2 Comments

Brindis y versos de Joaquín Sabina

sabina, 2016

Versos de Joaquín Sabina

I

Brindo por las guitarras despeinadas,
por los adúlteros sin indulgencia,
por los pecados contra la prudencia,
por los escombros de la madrugada.

II

Brindo por los abuelos sin medallas
que no cuentan batallas a sus nietos,
por las abuelas que zurcen y callan,
por la acuarela, el thriller, el soneto.

III

Brindo por Medellín, por Guanajuato,
Isla Negra, Macondo, Guatemala,
Región, Santa María, Chiapas, Comala,
la rumba, el son, la cumbia, el vallenato.

IV

Hoy brindo por los sabios despistados,
los parados, los santos inocentes,
los que luchan con uñas y con dientes
los que se rinden, los desconsolados.

V

Brindo por los yogures caducados,
por los pecados que cometería,
por la alegría del desesperado,
por los premiados con la lotería.

VI

Brindo por los amores clandestinos,
por el sudor con uñas y con dientes,
por los fans de al pan pan y al vino vino,
por el tímido, el raro, el impotente.

VII

Brindo por los pecados veniales,
por el orgullo de los vagabundos,
por la morfina de los moribundos,
por el idioma de los animales.

VIII

Brindo por la memoria sin olvido,
por la lluvia que empapa a los amantes,
por las alas del pájaro sin nido,
por los heridos, por los caminantes.

IX
Brindo por el negrito sin patera
por la sangre torera de Morante
por el grito del blues de la frontera
por los mares del sur, por el Levante.

X
Brindo por los que brindan con cualquiera
que tenga un corazón noble y caliente,
por las fatigas de la buena gente,
por el swing que derrochan tus caderas.

Joaquín Sabina

1 Comentario

Hace tiempo…

poema, sabina, soneto

Soneto de Joaquín Sabina

Hace tiempo que no me hago caso,
hace tiempo que olvido que atraso,
que paso de mí.
Hace tiempo que no pido nada,
hace tiempo que la madrugada
no da más de sí.

Hace tiempo que mengua mi renta,
que cuadran las cuentas
de la soledad.
Hace tiempo que no me hago trampas,
hace tiempo que nieva, que escampa,
que vuelve a nevar.

Hace tiempo tiempo que el tiempo se esfuma,
hace tiempo que nadie perfuma
mi vieja canción.
Hace tiempo que el sol tiene pecas,
hace tiempo que las discotecas
no tienen razón.

Hace tiempo que no me acaloro,
hace tiempo que el tiempo, que es oro
no cura el dolor.
Hace tiempo que todo es mentira,
hace tiempo que el mundo no gira
a mi alrededor.

Hace tiempo que bajo la cuesta,
que pierdo la apuesta
contra el porvenir.
Hace tiempo que sueño despierto,
que se muere de sed un desierto
delante de mí.

Joaquín Sabina
Hace tiempo….

Araña, llena y vacía cada verso de soneto de Joaquín Sabina que ya aparecía en parte publicado en el libro “Muy personal”. Sabemos que el tiempo es algo que el flaco valora muy mucho, y este soneto es SOBRESALIENTE.

3 Comments

Un tren descarrilado

sabina, soneto, joaquín sabina, poema

Soneto de Joaquín Sabina

“El sexo es una guerra incivil, la única guerra
sin héroes ni vencidos, ni mártires ni santos,
cuando tú y yo buscamos lo mismo, ¡qué dulce cuerpo a tierra!
tan cerca del abismo, del éxtasis, del llanto.

Cuando se pudra el cielo, cuando silben las balas,
sabrás que dejo todo si tú me dices ven,
porque sigues contando conmigo por las malas,
por más que descarrile mi penúltimo tren”

Hace más de cinco años Joaquín Sabina publicaba este soneto, “Penúltimo tren”, del que nos quedamos con estos versos que nos llegan y nos atraviesan, que nos hacen descarrilar y acordarnos de aquellas personas que nunca, nunca, nunca, ni un segundo al día se van de nosotros y nuestra mente. Viviendo en el alambre…

Comentarios cerrados

Un soneto emocionado

poema, sabina, soneto

Soneto de Joaquín Sabina

“No faltaron tormentas aquel año,
me echaron de las barras de los bares,
desgarré mi camisa de lunares,
dejamos de jugar a hacernos daño.

Rimando la canción del desengaño,
deserté de los fuegos malabares,
cambié las alegrías por soleares
y al tipo que te amó por este extraño.

Me acosaron alarmas imprevistas,
sufrí, te perdí, fui tropezando
extramuros del furo del artista.

Prófugo de un dolor que ya no existe,
llevo 500 noches celebrando
la impúdica belleza de estar triste”

Joaquín Sabina
Un soneto emocionado

Araña, llena y vacía cada verso de soneto de Joaquín Sabina que leía en la última gira de conciertos. Más tarde fue publicado en la prensa bajo el título “Un soneto emocionado”

Comentarios cerrados

Dos sonetos y un brindis para Javier Krahe

sabina, krahe, sonetos

Sonetos y brindis a Javier Krahe

I

Lo quemaron en la hoguera, por blasfemia,
los esbirros tridentinos de la fe,
los licores del amor y la bohemia
maquillaban sus arrugas y su sed.

Conjuraba con su verbo la epidemia
de un decenio tan vulgar y tan fané,
con su canto, su orfandad, su polisemia,
les quitó a las semifusas el corsé.

Qué más puedo decir, era mi hermano,
mi cómplice, mi cuate, mi maestro,
en un bar sin ventanas a la RAE.

Competía con Brassens cada verano,
tan anarquista y, sin embargo, diestro
en el apocalipsis según Krahe.

II

Lo quise tanto que lo odiaba a veces
porque era tan mejor que me borraba,
multiplicó mis panes y mis peces
y temprano acabó lo que se daba.

Me quedé con el ruido, él con las nueces,
yo con el mal menor, él con las bravas,
ambos contra la gola de los jueces,
hasta en el diccionario cuecen habas.

Ejercí de escudero de su arte,
él me trataba como al pijoaparte,
amaba ser Caín si yo era Abel.

Cada cual a su forma y a su modo
compartimos buñueles contra nodos,
nunca tendré un compadre como él.

Brindis

Brindo por la razón del imprudente,
por las cartas de amor de los soldados,
por el voto con dos dedos de frente,
contra el olvido de los olvidados.

Hace poco más de un año del fallecimiento Javier Karahe y su amigo Joaquín Sabina dedicó estos sonetos y este brindis a través de Tinta Libre

1 Comentario

El soneto de Joaquín Sabina a su hermano

joaquin sabina, hermano, soneto, poema

“Porque estrenaste pantalones largos
y novia tres años antes que yo
porque a la hora del destierro amargo
remendaste mi ausencia con honor

Por la infancia ubetense compartida
por tanto Viernes Santo,
tanta tos, tanto Paseo Mercado, tanta corrida
porque nunca hemos sido más que dos

sin corbata, es verdad, pero con traje
y el corazón dispuesto al homenaje
forzosamente ejerzo de paisano

Siempre que se jubila un policía
los chorizos dan saltos de alegría
y brindan con Sabina por su hermano”

Joaquín Sabina

Sobre la relación de Joaquín Sabina y su hermano Francisco Joaquín Martínez Sabina se podría escribir mucho, y escribimos bien. O quizás ni tan siquiera sabías que tuviera un hermano. El caso es que ese soneto que acabas de leer es mucho más que un soneto, hay mucho detrás de eso, de años de distancia, ese poema acerca al uno al otro cuando hace algo más de cinco años el hermano de Joaquín Sabina se jubiló tras prestar casi 45 años de servicio como policía en Jaén.

Además de más reconocimientos que obtuvo, se llevó el Premio Ondas que recibió por el irrepetible disco 19 Días y 500 Noches. Tiene más información en los medios de comunicación. Quizás uno de los poemas más personales, con más cariño escrito jamás por él.

Comentarios cerrados

Discurso y poema, Día de Andalucía

sabina, andalucia

Aquí están los versos, cada una de las letras que Joaquín Sabina dedica a su tierra el día en que ha sido nombrado Hijo Predilecto de Andalucía. Preguntarse quién es Joaquín Sabina a estas alturas es una pregunta simple a la vez que compleja. Es todo. Es arte, es letras, es el que dice lo que llevas dentro, el que dibuja, sueña, canta, blasfema, el perro andaluz sin domesticar que nos hace falta como el aire. No hay reconocimiento más merecido que el de tu tierra. Gracias Andalucía, gracias Joaquín Sabina.

Discurso Joaquín Sabina Día de Andalucía

Estos días azules, este sol de la infancia

Sesenta y siete tacos el día doce
de febrero cumplí con pocas ganas
de happy birthdays, de velas atroces
pero esa tarde me llamó Susana.
Presidenta le dije, no me tiente,
con medallas impropias de un gualtrapa,
aunque si es de mi tierra y de mi gente
será un honor lucirla en la solapa.
Y eso que en estos tiempos de tribales
identidades anti solidarias
uno acepta encomiendas federales
si no son desiguales y gregarias.
Urge por eso, en tan inciertos días
construir puentes, destruir barreras,
que sea la verdiblanca la bandera
de la cultura, el pan y la alegría.
De Huelva y de Jaén eran mis padres,
mis amigos don nadies sin fronteras,
cuando la última copa me descuadre
regresaré a mi olivo y a mi higuera.
Jaén, Sevilla, Córdoba, Granada,
Málaga, Huelva, Cádiz, Almería,
duendes de la memoria enamorada
mantras del corazón y la utopía.
¡Qué jeta! ¿Predilecto? ¡Qué impostura!
Se burlan los espejos implacables
¿El cantautor o su caricatura?
¿El golfo? ¿El trotamundos inestable?
¿El rojo con abono en la maestranza?
¿El rockero que admira al Agujetas?
¿El ateo que espera a la Esperanza
de Triana soñando una saeta?
¿Qué cantan los poetas andaluces
de ahora? -preguntaba RafaelCaballero
Bonald, perito en luces
de Argónida le puede responder.
Y mi compadre Luis García Montero
y Felipe Benítez que en la Rota
de la OTAN fundó un invernadero
para plantar mis ripios y mis notas.
Y allí paso veranos exquisitos
al amor de la gente que más quiero,
rodeado de hermanos, primas, titos,
un doctor, un borracho, un alfarero.
En ningún otro sitio los gitanos
han echado raíces de Macondo
llenando el alcanfor de mis paisanos
de un milagro llamado cante jondo.
Por no mentar la Alhambra y la Mezquita
de al-Ándalus, bendita morería,
o de las juderías sibaritas
que Isabel y Fernando aborrecían.
Aunque uno es nocherniego y tabernario
también sabe dar pases de castigo
pa ser buen andaluz no es necesario
tocarle tantas palmas al ombligo.
Mejor pasar a limpio los pecados,
los eres, la ignorancia, el desempleo,
Andalucía sabe demasiado
lo ingrato que es bailar con el más feo.
La ilustración brilló cuando las cortes
de Cádiz se metieron en faena,
después un rey felón vendido al norte
puso de moda el vivan las caenas.
Parias hambrientos, pijos de mal vino,
guerras civiles, ninis sin memoria,
no conviene olvidar, por si la historia,
que aquí nacieron Lorca y su asesino.
Primero fueron Úbeda y Granada
las ciudades de mi devocionario,
luego vino Madrid, Londres y cada
Babel que me brindara un escenario.
Y América Latina tan mestiza
que sabe a ron y arcángeles paganos
y esa Habana mulata tan castiza,
tan gaditana dijo Carlos Cano.
Regular, mire usted, tirando a mal
anda nuestra marchita economía
pero en arte, delirios y osadía
no conozco un parnaso tan frutal.
Por eso a los tribunos que gobiernan
hoy les pido, perdónenme que insista,
una patria decente, audaz, moderna
humana, justa, libre y progresista.
Y como no me ponen los sectarios
ni me frenan atávicos prejuicios
soñar un paraíso hospitalario
al sur del sur es ya mi único vicio.
Tuvo que ser el gesto de un paisano,
pongamos que hablo de Alejandro Sanz,
quien detuviera en fa mayor la mano
que maltrataba el morro de una fan.
Porque, aunque soy forofo del Atleti
y admirador de Messi y de Zizou,
entre el merengue y, manque pierda, el Betis
quiero siempre que gane el andaluz.
Marifé, Gala, Góngora, Cernuda,
Morente, Rancapino, Camarón,
Pasión, Emilio Prados, Juan Ramón:
el sabio sabe más cuanto más duda.
Y Bécquer y don Juan, Chávez Nogales,
Javier Ruibal, Paquito de Lucía,
Téllez, Muñoz Molina, los cabales
profetas de la nueva Andalucía.
Y Romero de Torres y Murillo
y Juan Vida, Valdés Leal, Laffón,
y Picasso y Velázquez y Gordillo
yendo del carboncillo a la abstracción.
Y Rilke, Hemingway, Gibson, Brenan
y el orondo Orson Wells, guiris de pro,
que entre la magia, el llanto y la verbena
Blas Infante a su causa convirtió.
Y Pastora Soler y Miguel Ríos
y la ópera bastarda de Bizet
y Carmen, la morena del quejío
que no es la del gabacho Mérimée.
Abrácense por fin las dos Españas,
muera el siniestro guerracivilismo
ni obispos ni trileros sin entrañas
menos tontos por ciento de lo mismo.
En Madrid aprendí cómo reluce
la copla de Chacón tabaco y oro
cuando salen roneando por el foro
del café de la Unión los andaluces.
Permítanme también que cite y loe
aquellos besos en Puente Genil,
el trilingüe legado de Averroes,
las lágrimas de sangre de Boabdil.
Y Aleixandre el gran Nobel generoso,
el hombre más discreto de Sevilla,
que en Wellingtonia tuvo buen reposo
y amores clandestinos de puntillas.
Maestros de fervor republicano,
actores de la mítica Barraca,
doctores que en su exilio americano
ilustraron al negro y al sudaca.
Aquí pintan de añil el universo,
Morante, Caracol, José Mercé,
el nombre de la rosa, prosa y verso,
Altolaguirre, Lola, Raphael.
La impúdica y traviesa chirigota,
John Lennon y la Piaf por bulerías,
el Kichi en carnaval dando la nota,
el verdial tan rural de la Ajarquía.
Con lo que va apreciándose y creciendo
por todo el ancho mundo el español
¿qué coño hace ese shosho malvendiendo
su inglés barato por eurovisión?
Querido no te pongas estupendo
me dijo anoche un cierto don latino
de Hispalis, sigue andando y escribiendo
pero en román vulgar y paladino.
Cuidando mi mala salud de hierro
hurgando en pecadillos veniales,
con seis gatos en torno y ningún perro
que ladre en mis futuros funerales.
La España de charanga y pandereta
no es el sur luminoso que prefiero,
mientras el jornalero y el paleta,
blasfemen contra el dios de los banqueros.
Pero es verdad que el ciclo de la luz,
el pescaíto, el mar, el vino, el clima
convierten en fanático andaluz
al que a su gente singular se arrima.
Estos días azules y este sol
de la infancia en un patio de Sevilla
velaron al poeta en la pensión
de Colliure con flores amarillas.
Dos versos, un cuaderno, un sacramento
póstumo del mejor de los Machado
que nos dejó de noble testamento
su cómo ser un andaluz honrado.
Contra el pacto del sable y la casulla
mi diosa es la razón que no se vende
esta medalla al mérito es más suya
que de quien de su ejemplo tanto aprende.
Alérgico a sermones y laureles,
hoy, lejos de calle melancolía,
pongo mi tinta, cantos y pinceles,
al servicio de nuestra Andalucía.
Bendito veintiocho de febrero
lo dice un hijo pródigo que sabe
que aquí no sobra nadie, compañeros,
que todo el mundo en esta tierra cabe.
Andaluz y español, más europeo
que el virus que nos quiere separar,
por sí dice ese himno en el que creo
y por el mundo, y por la humanidad.

1 Comentario

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar