El «desinterés» Joaquín Sabina por la música

«¿Cuál es el momento artístico actual de Joaquín Sabina? Mientras el artista sigue vivo, hay que esperar que pueda aportar nuevas genialidades, sobre todo en alguien de su talento. Podría hacer un disco a la altura de sus grandes obras pero creo que ese desinterés que Joaquín Sabina tiene en los últimos años hacia la música es un lastre»

Javier Menéndez Flores

Javier Menéndez Flores trae un nuevo libro sobre Joaquín Sabina, que tiene por nombre «No amanece jamás»

Libro «No amanece jamás»

sabina, libro, no amanece jamas

Javier Menéndez Flores es uno de los escritores que mejor conoce a Joaquín Sabina, de él tenemos «Perdonen la tristeza» y «En carne viva», libros en los que se habla de la vida y obra del Flaco de Úbeda, demás de amor, drogas, muerte… y ahora llega un tercer libro, «No amanece jamás», un libro que no sólo analiza las letras de canciones, sino que analiza los grandes ejes temáticos de su obra y las relaciones que ha ido tejiendo durante a misma, de Javier Krahe a Fito Páez, Benjamín Prado y Joan Manuel Serrat. En el libro aparecen anotaciones de amigos como Íker Casillas, Diego Simeone, Dani Martín, José Mercé, Estrella Morente, Santiago Segura y algunos más. Según el autor es «un manual para cualquiera que quiera saber de qué va Joaquín Sabina».

El título del libro lo escogió el autor gracias a la canción Negra Noche. «Primero, porque me parece un verso precioso que muestra el trasfondo literario de su obra. Y segundo, por la apología de la noche que hay en su obra: el alcohol, la droga, pero también la composición, el trabajo en soledad… Es uno de los grandes temas para él».

Aunque sabemos que el nuevo disco de Joaquín Sabina se llamará «Lo niego todo» y que está trabajando, el autor hace balance. «Yo creo que su talento le permitiría seguir haciendo libros y discos. Pero también pienso que somos demasiado exigentes: si su carrera se detuviese ahora, ya ha dado suficiente para pasar a a historia» explica el autor. Y hace una analogía con Rafa Nadal. «Cuando pierde, ya está acabado. Pero cuando gana, es el mejor deportista español. Si dejase de jugar mañana porque sí, seguiría siendo igual de bueno, pero somos tan cainitas que nos cebamos en estas cosas. Pues con Joaquín Sabina veo algo parecido, alguien con una obra tan sólida y espectacular que no algunos no son capaces de ver. Ahora bien, si hubiese nacido en Francia…»

Estás deseando tenerlo, como nosotros, que además, estamos deseando contarte todos los detalles…

Continuar leyendo «Libro «No amanece jamás»»

Vaciamos la casa de Sabina

joaquin sabinaJohnnie Walker «Etiqueta Negra», Ducados, papel de liar, un cuaderno y un bolígrafo. Nada de eso puede faltarle a la (tardía) hora de trabajar. Entre lingotazos y caladas de tabaco negro y marihuana han surgido muchos de los versos que han marcado su carrera y nuestra vida. Gafas negras, boquilla mentolada y Visa Oro. Jamás pisa la calle sin ellas. Las gafas, como escudo anticuriosos y para maquillar los estragos de la noche. La boquilla, para autoengañarse, y la tarjeta, con la que antes arrasaba en los «Todo a un euro», comprador compulsivo, encuentra joyas en los lugares más surrealistas. Películas de mafiosos y pornográficas. Entre las primeras, resplandece la trilogía «El Padrino», una saga que según él parece Homero. Respecto a las segundas, lo primero que hace nada más llegar a un hotel en medio de una gira es conectar el canal porno, relajarse y disfrutar.

César Vallejo y Alfredo Bryce Echenique. en cuestiones literarias no tiene excesivas dudas. Serían, quizá, su poeta y su novelista más íntimo. Del primero, sin duda los Poemas humanos, del segundo, tal vez Reo de nocturnidad (¡qué título!) o Un mundo para Julius. Leonard Cohen, Bob Dylan y José Alfredo Jiiménez. No sé si por este orden, pero he aquí lo que él considera como las más altas cimas en el duro oficio de escritor de canciones. Del primero I’m your man, del segundo Street Legal, y del mexicano Llegó el borracho borracho.

Lentejas y vino de Rioja. En Londres se comió unas «lentejas a la ubetense» con sus padres, a modo de pipa de la paz tras años sin escribirles. Ostenta con orgullo el título de «Cofrade de mérito» de la logroñesa Cofradía del Vino Rioja. Televisión, viagra y prensa diaria. Son, junto a Jimena, las «reinas» de su dormitorio. La tele, para meterse chutes de telebasura. La viagra… bueno, eso mejor se lo preguntáis a él. Por último, es incapaz de iniciar el día sin haberse devorado, de principio a fin, al menos dos periódicos.

Un bombín y un bastón. Difícil imaginarlo sobre un escenario sin ellos. Una forma de tomarse a guasa a sí mismo y eliminar cualquier atisbo de solemnidad en su puesta en escena. Un capote y sendas bufandas del Atleti y Boca Juniors. Es taurino de pura cepa. Por otro lado, aunque defienda los colores de su equipo, lo cierto es que el fútbol se la trae bastante floja. La bandera republicana e imaginería cristiana. La tricolor es su bandera, pese a ciertas cenas ¿irrepetibles? que tanto jaleo han armado. En cuanto a lo segunda, jamás vi tanta Virgen y tanto santo en la casa de un ateo.

Una guitarra española. Tiene muchas. En plena depresión (tres años) fue incapaz de cogerlas. Ahora ha vuelto a congraciarse con ellas y disfruta metiéndoles mano. Una máquina de escribir. Si bien escribe siempre a mano, es un fanático, al igual que Leonard Cohen o Francisco Umbral, de las viejas Hispano Olivetti. El Trivial Pursuit. Ni ruleta, ni mus, ni hostias. En lo que es un hacha es en el juego de moda de los últimos años. Juro por lo más sagrado que lo he visto jugando al Trivial en familia y que te atesoraba todos los quesitos.

Javier Menéndez Flores

Si creías conocer bien a Joaquín Sabina, seguramente de la mano del sensacional Javier Menéndez Flores todavía lo haces mejor ahora. Esta columna fue publicada en la revista Rolling Stone en su número de diciembre, es una auténtica joya para coleccionistas y sabineros tan buenos como todos y cada uno que visitan esta web. Espléndido.