De verde botella y oro

joaquin sabina

El verano está que arde,
a hombros se va otra tarde
de julio José Tomás.
Mientras estalla Pamplona,
al cielo de Barcelona
sube el de Galapagar.

La crítica lo discute
porque nunca juega al tute
con la tele y los despachos.
Porque huye del compadreo,
porque reinventa el toreo
ajustándose los machos.

Plumillas enardecidos,
la envidia es un sarpullido
que el corazón envenena.
Paco Camino a mi lado
revivía ensimismado
su juventud en la arena.

Ladran, luego cabalgamos,
sufren porque disfrutamos
su cálida sangre fría.
De verde botella y oro,
cuando rodó el tercer toro
la puerta grande se abría.

Porque respeta su oficio,
porque les saca de quicio
tanto pañuelo en las manos.
Los que cargan al torero
parecen los costaleros
del Cristo de los Gitanos.

Poema: De verde botella y oro
Año: 2009, Interviú
Letra: Joaquín Sabina

Sonetos para Jacko

joaquin sabina

I]

El pobre niño rico, el viejo loco,
el negro blanco, el calvo cincuentón
con peluca de Barbie y pantalón
de húsar nunca se limpió los mocos.

Ni debajo ni lejos de los focos
quiso seguir creciendo el rey del pop,
disfrazado de Bambi o Robocop,
chavales, a dormir, que viene el coco.

Fugitivo de Harlem y del gueto,
tanto talento y tan escasas luces,
su voz le puso swing al siglo veinte.

con su exhibicionismo glam paleto
cubierto de medallas, deudas, cruces,
en Thriller ya bordó el muerto viviente.

II]

Los padres de los hijos que amó tanto,
las madres de alquiler que lo chulean,
saben que no era un criminal ni un santo
condenado a bailar con la más fea.

Lo más libre que tuvo fue su canto,
su grito de gallito de pelea,
a la hora de la póstuma marea
no nos une el amor sino el espanto.

Con sus tres churumbeles tan probeta
no echó un polvo que no fuera de talco
la ON punto G de Peter Pan.

Walk on the moon con guante en la bragueta,
con burka, purpurina y catafalco,
el circo americano, Neverland.

Poema: Sonetos para Jacko
Año: 2009, Interviú
Letra: Joaquín Sabina

La canción del verano

joaquin sabina

I]

El don de la ebriedad, tan cotidiano
hace apenas un lustro, vuelve ahora
manchando los clarines de la aurora
la noche de San Juan, otro verano.

A la mesa del buen samaritano
me sentaré a cantar nuevas doloras
sabiendo que la caja de Pandora
sólo guarda un enjambre de gusanos.

Arderán los espejos, las banderas,
como somieres viejos en la hoguera
que prende el talibán de la memoria.

Dejando en las cunetas del estío
las amapolas del escalofrío
con dientes amarillos de la historia.

II]

Junio, julio y agosto, vacaciones
mortales para Apolo y Afrodita,
a la orilla del mar ¿quién necesita
chulos de playa, rayas o condones?

Los dioses del Olimpo alumbran clones
con paquete de plástico y tanguita,
que quitan lo que dan, ay! santa Rita,
líbranos de hipotecas y tifones.

La canción del verano es un balido
que anestesia la furia y el ruido
mundanal a la hora de la siesta.

Un cisne de Rubén que sale rana,
un niño que se prueba una manzana,
Guillerno Tell tensando su ballesta.

Poema: La canción del verano
Año: 2009, Interviú
Letra: Joaquín Sabina

Homenaje a Benedetti

benedettiEste viernes a las 20.00 horas en la Casa de América de Madrid (entrada libre, aforo limitado) se reúnen un grupo de amigos a rendir homenaje a Mario Benedetti. Será una velada poética en la que se recordará la vida y la obra del poeta y escritor uruguayo que lamentablemente nos dejó el mes pasado. En dicho homenaje van a participar entre otros, Joaquín Sabina, Montxo Armendáriz, Luis García Montero o Javier Rioyo y se leerán poemas del libro «El amor, las mujeres y la vida» (1995), fragmentos de la novela «Gracias por el fuego» (1969) y de «Primavera con una esquina rota» (1982).