Palabras para Juan Gelman

«El discurso de Gelman ha sido lo mejor del acto, y lo peor la corbata de Benjamín Prado… no sé como tiene la vergüenza de venir así».

Joaquín Sabina

¿Con qué se queda del discurso?
Me quedo con todo. Ha sido maravillosamente feroz. No ha tenido miedo a hablar desde el corazón; se ha saciado. Y eso le viene muy bien al Premio Cervantes y a Alcalá.

Los discursos del Cervantes no suelen ser tan reivindicativos…

Ya lo sé, pero de vez en cuando viene muy bien recordar las «fatiguitas» que se han pasado (risas).

¿Y cómo es su amigo Juan Gelman?

Yo empecé a leerle en los años 70 y desde hace quince años somos amigos. Es un hombre muy educado y muy comedido, pero también tiene un gran sentido del humor… negro, por supuesto (risas). Es como se le ha visto aquí, un hombre al que le gusta hablar desde el corazón, y consumirse en ese ardor con la poesía. Por eso es inevitable que se le escape de vez en cuando alguna gota de sangre.

Parece también que, como usted, es poco aficionado al protocolo y las ceremonias.

Seguro. Es un magnífico conversador y una persona que se siente a gusto con sus amigos y con su familia. Estoy convencido de que en este momento está deseando salir de aquí y tomarse tranquilamente unos tragos.