La sal y Joaquín Sabina

sabina, curiosidades

“Cuando sales al escenario lo normal es que se te seque la boca, entonces me dijeron que con unos granitos de sal, salivas. Y es verdad, es milagrosa. Pero en cuanto empecé a hacerlo en los conciertos me di cuenta la gente pensaba que me estaba metiendo coca, y para ponerme un granito de sal ahora tengo que recurrir a la clandestinidad en el escenario…”

Joaquín Sabina, contando uno de sus secretos sobre el escenario, no te pierdas el video

Continuar leyendo “La sal y Joaquín Sabina”

El mejor estafador del mundo

“No tengo voz ni sé pintar. Soy un estafador” Joaquín Sabina

Tenemos tus letras de canciones, tus poemas y sonetos, tus dibujos. Afortunadamente existes, y pones en nuestra boca cosas que queremos explicar y no sabemos con una asombrosa facilidad. Nuestra vida es mejor gracias a ti y al trabajo que has hecho toda tu vida dedicada a sacar lo que llevas dentro. Estafador ni estafador, eres nuestro superhéroe, aunque no te guste que te lo digan. Que viva la madre que te parió.

El cateto de Úbeda

joaquin sabina

La palabras de Joaquín Sabina

Me importa un carajo mi trascendencia, lo único que me importa es que cuando me muera deje al menos 16 canciones que no me den vergüenza y hayan cruzado el mar, pero lo que pase después de mis cenizas te aseguro que no me importa lo más mínimo. Soy un cateto, es un milagro haber cruzado el Océano Atlántico y cantar más veces en México y Buenos Aires que en España. Mi sueño erótico es ser invisible, porque a mí me gusta mirar y no que me miren

Joaquín Sabina

Genio y figura, siempre seguirá sorprendiéndonos… la humildad de Joaquín Sabina nos conquista, es increíble cómo de grande lo vemos nosotros y como él quiere ser invisible y se llama cateto. Un tío irrepetible.

Dijo hola y adiós…

joaquin sabina

La palabras de Joaquín Sabina

“Dijo hola y adiós, sí… pero cuando hace quince años cantaba esta canción era divertido porque la gente nunca la había oído y les decía que no se podían ni imaginar lo que me dijo. Entonces no había WhatsApp ni emilios ni malditos móviles”. ¿Y qué me dijo? Ahora me va a decir cornudo. ¿A que me da un ataque de pánico?…

Joaquín Sabina

Joaquín Sabina, con mucho arte en pleno concierto en Madrid mientras cantaba la canción 19 días y 500 noches

Joaquín Sabina: “Un ictus, una depresión, me dejó una novia, dejé la coca…”

sabina, 2015

He leído que sólo sabes dónde será el próximo concierto, nunca los próximos conciertos.
Así es. Después de Valencia, mi cabeza ya asimila que lo que viene es Gijón. Lo que trato de no saber de momento es dónde canto dos días después de Gijón, en este caso.

¿Te agobia conocer las fechas y los lugares?
No, es que soy fan del Cholo Simeone: partido a partido.

Cantas jueves y sábados.
Es la primera gira que estoy haciendo de verdad descansado. Es como estar en La Mandrágora, pero los jueves y los sábados, con la diferencia de que el resto de los días de la semana la vida no es igual que entonces, lógicamente.

El resto de los días te quedas en casa, mudo.
No hablo nada. He descubierto algo que ya me habían advertido los cantantes de ópera y es que ni medicinas, ni ejercicios de voz, ni nada… lo mejor es estar callado 24 horas y mejor si son 48. Sales al escenario que pareces Pavarotti.

Querías una gira tranquila. ¿Es así? ¿Cómo te encuentras?
Me encuentro muy bien. Después del último concierto en Valencia el pasado sábado estuve hablando con los músicos y me dijeron, literalmente, que ésta está siendo la gira más feliz de nuestras vidas. Estamos más cómodos en el escenario que nunca, los llenazos están siendo tremendos y hay un público muy cómplice, muy intergeneracional. Tengo la sensación de que estamos tocando más para nosotros que para el público y que al final eso es lo que más gusta.

El escenario…
Me encanta el escenario. Al final solo había que poner un terciopelo rojo para encontrar el punto. Y muchos garabatos en las pantallas, eso también… Mira, mira (saca un cuaderno con sus dibujos…) Pinto chicas, pin ups. Lleno cuadernos de chicas, peces, gatos, garabatos, versos… Antes llenaba las maletas de trozos de papel que cogía en los bares, hasta en papel higiénico he escrito versos, pero ahora viajo con un cuadernito y después pongo en el escenario lo que me salga, y lo que sea un proyecto de canción pues lo desarrollo.

Casi nadie viene a entrevistar a Sabina para hablar de música.
A mí me jode porque yo me gano la vida haciendo música, porque es mi pasión, pero me suelen preguntar por política todo el tiempo.

¿Por qué?
Porque yo no les contesto como músico, sino como ciudadano. Supongo que será porque mis queridos compatriotas músicos se la cogen con papel de fumar y dicen eso de que un artista tiene que ser apolítico por el público y todo eso. Yo no. Yo cuando hablo de política no soy un artista, soy un ciudadano más. En las entrevistas, la verdad es que yo no digo eso de «he venido aquí a hablar de mi disco» porque me alimento del público en los conciertos. A veces, como me pasó el otro día, vas a un programa de televisión y sacan tu disco y yo ni lo había visto antes físicamente.

Continuar leyendo “Joaquín Sabina: “Un ictus, una depresión, me dejó una novia, dejé la coca…””

Una vida de otro siglo

sabina

Las palabras de Sabina

Vivo absoluta y radicalmente al margen de la tecnología, no tengo ni teléfono móvil, ni teléfono inmóvil, ni redes sociales, ni computador, ni automóvil. Soy un tipo de otro siglo, no me interesa nada de ese mundo del chismorreo cibernético, nada. Lo único que leo son los periódicos.

Prohibo a toda la gente que viene a mi casa que utilicen sus móviles mientras cenamos. Puedes tener seis invitados y seguramente en algún momento todos ellos estarán tecleando al mismo tiempo. Siempre les digo: “Hola… ¡Estoy aquí!” Esto es una locura… Me compré mi primer móvil hace tres años, y ni siquiera lo tengo conmigo hoy. Lo he dejado en casa. El frenético ritmo de vida de hoy en día me produce cierto miedo

Joaquín Sabina, en una entrevista en el periódico Metro, en el que vuelve a dejar claro lo feliz que es sin teléfono móvil ni coche. ¡Un artista!

La Pantoja

sabina

La palabras de Joaquín Sabina

“¿El Pequeño Nicolás? A mí, como cantante y compañero… lo que más me preocupa es lo mal que lo está pasando la Pantoja. No duermo pensando en ella. Jamás pudo imaginar que acabaría en la cárcel. Ahora, su vida, no hay culebrón en el mundo que lo iguale. Es impresionante. El torero muerto, Encarna Sánchez, Cachuli, Marbella, la cárcel… A su lado, Madame Bovary era una monja de clausura”

Sabina

Joaquín Sabina entre risas, comentando en la entrevista en El Periódico la situación que vive Isabel Pantoja, tonadillera conocida por su música y por su ajetreada vida privada, que le ha llevado a estar en la cárcel en la actualidad condenada por blanqueo de capitales.

Joaquín Sabina: "He vivido de noche y dormido de día"

Las palabras de Joaquín sabina

sabina, 2014sabina, 2014 Te acabas de tomar cuatro cervezas sin alcohol…
¿Ehhh? Eso es porque me han engañado. Me he retirado radicalmente de la cocaína, he reducido el güisqui en grado importante, duermo más y no como nada por problemas de úlceras; pero el tabaco no lo he dejado.
sabina, 2014 ¿Fuma en lugares prohibidos?
En la medida que puedo, sí, porque a mí hacer cosas prohibidas me gusta mucho y basta con que me prohíban una cosa para que me entren más ganas.
sabina, 2014 ¿Tiene claro que lo preferimos vivo, aunque sea rehabilitado…?
Alguna vez me han dicho eso de que ya no soy el que era, y hay quien habría preferido que me hubiese muerto joven y hubiera dejado un hermoso cadáver. Y yo lo comprendo porque todo eso pertenece a la mitología del rock&roll, la vida al límite y el canalleo, que son cosas que yo alguna vez cultivé. A mí también me gustan los malditos, pero me hubiera gustado más que los escritores y músicos malditos que he amado hubieran vivido ochenta años y nos hubieran dado más canciones y más libros.
sabina, 2014 Cuando uno es agnóstico y le da un infarto cerebral, ¿le entra el ‘canguelo’?
‘Canguelo’, sí; pero nada que tenga que ver con el más allá. A mí lo único que me interesa es el más acá; y cuanto más acá, mejor. Pero, además, yo no soy agnóstico, soy ateo; el agnóstico es el que tiene dudas, y yo no tengo la menor duda en ese aspecto.
sabina, 2014 Luego dice que le gustaría que en el juicio final «Dios fuera mi abogado defensor»… ¿Es usted buena gente?
Me da mucho pudor hablar de mí en esos términos. ¿Conoces a alguien que no diga de sí mismo que es buena gente?
sabina, 2014 Pues alguno debería rendirse ante la evidencia.
Algunos, sí. Yo creo que Dios a mí me iba a librar.
sabina, 2014 Tras el episodio cerebral cayó en una fuerte depresión…
La depresión nunca termina de irse, se queda ahí agazapada y te obliga a estar alerta, ya que de pronto da coletazos. Pero también ese agazapamiento hace que te agarres más a las cosas que te gustan de la vida, porque ves la amenaza.
sabina, 2014 ¿Qué le hizo deprimirse?
No lo sé. Dicen los médicos que la mía es una depresión completamente exógena, pero yo tenía un oficio que me gustaba mucho, una mujer que me gustaba mucho, unos amigos que me gustaban mucho, mis cigarritos que me gustaban mucho y mi güisqui que me gustaba mucho. No tenía ningún motivo para estar deprimido.
sabina, 2014 ¿Le ha ocurrido eso de que de pronto, a cierta edad, uno empieza a dejar de hacer ciertas cosas?
Yo he dejado de estar tirado en la calle y de pasarme las noches de copas. Extremé mi loca juventud hasta los cincuenta años… que ya está bien. Ahora salgo muy poco porque, si quiero beber, bebo en casa rodeado de mis nueve gatos. Me paso el día en casa leyendo, viendo la televisión, escribiendo… Y, además, la hemos ampliado porque hemos comprado el otro piso y se está realmente bien.
sabina, 2014 Así que, al final, se va a aburguesar.
Yo ya estoy aburguesado; hace tiempo que soy un burgués.
sabina, 2014 ¿Sus mejores amigos los hizo de noche?
Todo lo mejor lo he hecho de noche, porque he vivido más de 50 años absolutamente de noche y durmiendo de día. Ahora, no. A las diez y media de la mañana ya estoy leyendo los periódicos del día.

Continuar leyendo “Joaquín Sabina: "He vivido de noche y dormido de día"”