Canutos

joaquin sabina

Canutos. «Porros, chocolate, yerbita de dios, mejores que Ducados y Marlboro, amigos comprensivos, buenas compañías, aliados de las musas, humo, Colombia, Ketama, rollito, feeling, Pink Floyd, seventies, Londres, San Francisco, policía, cáñamo, Parque de María Luisa, vasodilatadores, moritos, coleguitas, camellitos, bienmesabe, buenos para enfermedades del cuerpo y del alma, hash, kiffi, marihuana, mierda, polen, ja, ja, ji, ji, ji, legalización ya»

Joaquín Sabina

Joaquín Sabina: «No hay más remedio que legalizar las drogas»

joaquin sabina, lima, peru, conciertos, 2010

Entrevista a Joaquín Sabina en El Comercio de Perú

«Le debo una canción a Lima… a mí me gustaba la «Lima la horrible» de Salazar Bondy antes de conocer a mi novia. No sé por qué, en ese momento el caos limeño parecía tener cierto parentesco con el caos de mi alma. Por eso Lima me enganchó. Voy a Lima una o dos veces al año, y soy yo el que quiere ir, no porque lo diga mi novia limeña. Tal vez le debo una canción a Lima, pero no será «Lima la horrible». Será Lima el abrigo, Lima la cómplice. Los limeños se parecen mucho a los madrileños, ¿sabes? Ambos son muy hospitalarios. En la mayoría de las ciudades del mundo, para que un amigo te invite a su casa tienes que conocerlo meses. En Lima, a los diez minutos, te llevan a su casa. En Madrid pasa igual»

Joaquín Sabina

joaquin sabina Pasaste la última Navidad en Lima. ¿Cómo logras pasar desapercibido?
Te diré que los limeños no son nada cholulos como lo son los argentinos o los mexicanos. Yo en Lima voy por cualquier lugar con toda tranquilidad. Si alguien se me acerca para decirme algo, lo hace de un modo muy civilizado, muy amable. Nunca he notado el más mínimo acoso. Es verdad que, después de un concierto, no se me ocurre ir al bar La Noche. ¡Voy otros días!. Es la gente que te demuestra que cuentan contigo, que te escuchan, de un modo muy tranquilito. El carácter limeño es suave.

joaquin sabina ¿Hay canciones peruanas que te golpeen, que quisieras tener en tu repertorio?
Recuerdo un día, luego de dos conciertos en Lima, que estábamos en el bar La Noche y la gente quería que cantara. ¡Y solo nos pusimos a cantar valsecitos peruanos! El auditorio estaba muy enfadado. A mí, desde luego, Chabuca Granda y Felipe Pinglo me gustan muchísimo. Toda esa cosa de peña criolla me atrae mucho.

joaquin sabina Una de tus visitas obligatorias en Lima es la librería de viejo de El Virrey. ¿Además de Vallejo, tu famosa obsesión, a qué poetas peruanos lees?
Mira que hoy he estado leyendo a Eielson. El otro día me lo había prestado la Xime. El último tesoro que me traje de El Virrey es un libro firmado de Martín Adán. Pero, desde luego, Vallejo los borra a todos: es una pasión muy importante en mi vida, de muchos años antes de viajar a Lima.

joaquin sabina Has dicho que «Vargas Llosa defiende cosas con las que estoy en absoluto desacuerdo pero lo respeto porque las defiende valiente y gallardamente». ¿Ahora que Mario Vargas Llosa propone legalizar las drogas, te identificas más con él?
Es verdad que dije eso, pero ahora nos hemos hecho amigos. Hemos cenado en Lima y ahora lo hemos hecho en Madrid. Me pilla mucho más cerca. Desde luego, lo de las drogas, no es solo que esté de acuerdo con Mario, sino que es clamar al cielo. Cuando uno habla con políticos más o menos responsables, en privado te dirán que no hay más remedio que legalizarlas. Lo que pasa es que por motivos electorales no se atreven a decirlo en público.

Continuar leyendo «Joaquín Sabina: «No hay más remedio que legalizar las drogas»»

Así estoy yo… sin malas compañías

joaquin sabina

«De salud estoy mejor que nunca. Las úlceras hace como ocho años que no las noto, desde que cambié de medicación. Llevo un par de años estupendo. Tengo una mala salud de hierro, yo era de los que creía que no había que llegar a los 40 años, que a partir de esa edad uno se convertía en un carcamal, y a lo mejor es verdad, pero es mejor carcamal vivo que muerto.

Después de lo del accidente cerebral pasé unos años con una tremenda depresión. Yo no tuve crisis ni a los 40 ni a los 50. Al acercarme a los 60 empecé a notarme algo extraño y me dije ¿qué está pasando aquí? y entonces dejé las calles y los bares, pero no la madrugada, porque en casa hay barra libre. Dejar la coca no lo hice por el ictus, lo había hecho tres meses antes. Lo hice de la noche de la mañana. No puedo dar ejemplo a nadie porque a mí no me costó nada dejar la droga. Sí me costaría, y mucho, dejar el tabaco y el alcohol. A mí me ha dicho Maradona que él va a ser un adicto toda la vida y que es una guerra diaria espantosa. A lo mejor yo no lo era tanto, porque yo le pregunto a Maradona «¿pero qué tomabas?» y ¡me ha dicho unas barbaridades! creía que yo era muy adicto, pero sólo me tomaba dos o tres rayas. Estos se tomaban dos o tres gramos. Y además, yo empecé a los treinta muy cumplidos y hay gente que empezó a los 18 ó 19. Yo era más de la cultura de la droga que de la droga en sí. Me generación es la de la heroína y yo no la he visto ni de lejos. El mundo de la heroína era muy atractivo porque todos nuestros héroes lo hacían, pero para mi no lo fue nunca. Sobre todo porque veía a la gente morirse a mi alrededor y yo soy muy cagón físicamente»

Joaquín Sabina
Rolling Stone

Por declaraciones como éstas adoramos a Joaquín Sabina, por decir al pan pan y al vino vino… por decir que esta boca es mía. Qué grande.

De Maradona y la droga

joaquin sabina, maradona

«Hay gente que vive torturadísima pensando que cuando uno es drogadicto, lo es para siempre. Eso es lo que le pasa a Maradona».

Joaquín Sabina

Joaquín Sabina anda estos días en Colombia, en Cartagena de Indias, en pleno Hay Festival. En una de las conferencias ha hecho estas declaraciones sobre Maradona y su adicción a las drogas. Afortunadamente para todos, hace ocho años que Joaquín Sabina dejó de consumir, y según ha dicho nunca ha vuelto a pensar en ello.