Pancho Varona y García de Diego, unos currantes en la carretera

joaquin sabinaLas «Noches sabineras» ¿son un proyecto con más recorrido del que podían pensar en un inicio?
Sí, uno no se cansa de sorprenderse porque una cosa que nació como un juego o como diversión, ha terminando convirtiéndose en un espectáculo de largo recorrido e incluso ha visitado varios países. Yo creo que la gente tiene tal afán de Joaquín Sabina y de todo lo que esté relacionado con él que por eso funciona. Nosotros somos lo más cercano a Joaquín después de Joaquín, y creo que por eso la gente viene a vernos.
Como músicos, ¿son conciertos para disfrutar?
Por una parte son más relajados porque la cercanía con la gente es tremenda, las risas, las anécdotas, lo ‘sin guión’ que vamos… Pero por otro lado nosotros tenemos nuestro punto de tensión porque ahí somos solistas. Yo con Joaquín Sabina tengo un papel bastante más fácil que el que tengo en la ‘Noche sabinera’ en la que canto canciones. También tengo mis temores y mis vértigos.
¿Qué público se están encontrando en estos conciertos?
Pues viene gente muy agradecida. Yo creo que al que es aficionado le encanta ver a Joaquín Sabina en un gran escenario con grandes luces y sonido, y luego completarlo con un concierto pequeñito con nosotros. La gente no para de decirnos gracias, nos encontramos fans muy agradecidos por que Antonio y yo hagamos esto, pero somos nosotros los que estamos agradecidos. Es maravilloso.

Con canciones tan conocidas, ¿el público va con la lista de las canciones que quiere oír?
No, nosotros en la primera parte cantamos parte de las canciones de Joaquín. Digo parte, porque entre Antonio y yo hemos hecho más de cien canciones con Sabina. Entonces cantamos unas cuantas y después proponemos una lista de canciones para que la gente se anime a cantar unas canciones con nosotros en la segunda parte. Eso es lo que ofrece la ‘Noche sabinera’ o el karaoke sabinero. Por eso, durante cinco, seis o siete canciones ellos son los protagonistas y nosotros somos simplemente sus acompañantes. Ese es el encanto de este formato, que es una cosa rara en la que en la primera parte cantamos y en la segunda es la gente la que sube a cantar.
¿Se han encontrado con sorpresas?
Sí, hemos tenido sorpresas de muchos tipos. Por un lado, mucha gente conocida, cantantes, músicos, cineastas o cómicos que son fans de Joaquín Sabina y se han animado a cantar. Por otro lado, hay gente que lo hace muy bien… y gente que lo hace muy mal. Y a nosotros, la verdad es que nos da mucha más ternura la gente que lo hace mal. Siempre decimos que queremos valientes, no cantantes. Nos interesa una persona que se sienta feliz por cantar con nosotros y que no le importa tanto cantar bien o mal.
Son unos conciertos cargados de anécdotas, porque cada canción tiene mucha historia detrás.
Exactamente. Nosotros vamos contando, casi con cada canción, dónde se hizo, cómo se hizo, o por qué pasó esto, o como iba a ser y cómo quedó, o cómo se llamaba antes y cómo se llama ahora, o cómo de una canción salieron dos… Ese es el encanto del concierto. Y también rescatar canciones que no están en el repertorio de un concierto de Joaquín Sabina porque allí, sólamente hay que cantar veinte o veintidós canciones. Nosotros le damos espacio a esas canciones más pequeñitas que no tuvieron tanto éxito pero que las llevamos en el corazón, como ‘Cuando aprieta el frío’ o ‘Corre, dijo la tortuga’. Son canciones que están en el corazón de la gente pero que en un concierto de Joaquín Sabina no se pueden escuchar porque no hay tiempo.
Para acabar, ¿qué dice Joaquín de todo esto?
A Joaquín le hace mucha gracia, dice que estamos locos, que mientras nosotros trabajamos él está en casa sin hacer nada cobrando derechos de autor. Por ejemplo, hay países como Argentina en donde los grupos de tributo a Joaquín Sabina son legión. Hay grupos que viven exclusivamente del tributo que hacen. El repertorio de Joaquín sigue vivo gracias a la gente que hace estas cosas, y nosotros ponemos nuestro granito de arena. Por eso, aparte de que nos dice que estamos locos, seguro que le hace ilusión.
Entrevista a Pancho Varona y Antonio García de Diego, entrevistados en el Diario Vasco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.