Benjamín Prado: “Para seguir siendo Sabina, Joaquín tiene que trabajar muchísimo”

joaquin sabina, benjamin prado“Romper una canción”, su libro. ¿Tiene sentido escribir 224 páginas sobre cómo se compuso un disco?
Sí, es un taller literario de cómo se escribe una canción. La respuesta: afrontándola como si fuera un poema. Joaquín es un escritor. Sabe pelearse a muerte por cada palabra. Quedarse con la sensación al final de la batalla, como decía Paul Valéry, de que has conseguido las mejores palabras en el mejor orden. Una canción te tiene que golpear, te tiene que ganar por cao técnico. Un poema es mejor que te gane a los puntos. En “Romper una canción” se ve cómo las letras tienen cinco o seis versiones distintas. Para seguir siendo Sabina, Joaquín tiene que trabajar muchísimo.

¿Muchas situaciones kafkianas en esta aventura a dos?
Muchísimas, sobre todo nos hemos matado a reír, bebido más de la cuenta y acostado a horas intempestivas. La vida es más larga para los trasnochadores. A nosotros es dificilísimo acostarnos. Paseábamos por Praga; tomábamos notas; yo solía sacar a Joaquín a las 12 de la mañana de la habitación del hotel, por lo civil o por lo militar. Frecuentábamos cafeterías como la Saboya, y nos poníamos en serio a eso de las siete de la tarde hasta la una, las dos o las seis de la madrugada… Hemos buscado poemas donde estuvieran: en una biblioteca, un tugurio, un puticlub, en un antro de cualquier ciudad…

Además de Praga, compusieron en Rota, Madrid, Tenerife… ¿No era un disco nacido del desamor y la tristeza? Los lugares de fondo dicen lo contrario, ¿no?
Mira, a todo hay que buscarle un escenario. Joaquín me dio a elegir: Praga, Lisboa, Nueva York… Elegí Praga. Yo ya
la conocía, él no. Esa ciudad, su melancolía y su vitalidad, está en el disco entero. Es un álbum melancólico, de desamor, pero también muy bailable, de estribillos, de dar palmas y corear. Habría sido distinto de habernos ido a La Habana.

Asegura Joaquín que es su última gran gira.
Yo no me creo nada que no haya visto, como no tengo religión ni fe de ninguna clase…

Entrevista a Benjamín Prado en El Ideal de Granada, como siempre interesantísima para comprender los detalles de Vinagre y Rosas y el día a día de Joaquín Sabina.

Los curas

joaquin sabina

Seguimos con los dibujos de Joaquín Sabina, en este caso otro de Vinagre y Rosas, uno de los guiños más simpáticos que poco tiene de dibujo y mucho de sorna y broma con respecto a su época en el colegio de curas. Nada mejor que releer Sotarnas y Coturnos para entender un poco mejor el arte y la ironía que destila esta imagen.

Pececitos de agua dulce

joaquin sabina, dibujos, pececitos

Comienza hoy en www.joaquinsabina.net una sección dedicada a una de las facetas más íntimas de Joaquín Sabina y de la que poco a poco y gracias a las ediciones de lujo vamos conociendo mejor: sus dibujos. Desde ahora y en adelante, conoceremos la amplía mayoría de dibujos que han sido publicados por el flaco, ya que… conocemos sus letras, sus poesías… y nos quedaba la tercera rama del arte que derrocha.

En este caso tenemos a pececitos de agua dulce, un dibujo que aparece en la edición de lujo de Vinagre y Rosas. Como bien sabemos, dibujar peces es una de las especialidades del flaco, además de ser una de las mejores canciones que ha escrito, Peces de ciudad.

“Joaquín Sabina ejerce de bufón de su propia corte”

joaquin sabina

“Sabina reafirma que su mejor obra es 19 días y 500 noches, pero han pasado diez años y no se ha atrevido a volver a encerrarse con Alejo Stivel o cualquier otro productor exigente. Por comodidad, por eficiencia, por lealtad, prefiere seguir con el reconfortante equipo que también le acompaña en directo. ¿Y quién puede reprochárselo?

En el mundo de la música, existe un rencor de orfandad respecto a Sabina. Ha preferido incrustarse en la high society literaria, en ese Club de los Poetas Líricos que -reitera Benjamín Prado- se lo pasa tan guay, donde un agradecido Joaquín ejerce de bufón de su propia corte. Tratándose de un traficante de emociones cantadas, hay algo estéticamente suicida en ese distanciamiento de la música viva. Un pésimo canje: la posible grandeza de las canciones por las seguras risitas de columnista de Interviú”

Diego Alfredo Manrique
Crítico musical

Siguiendo la línea de Juan Puchades, el director de la revista EFE EME y crítico musical de RNE y TVE, Diego Alfredo Manrique, escribe una crítica al disco Vinagre y Rosas en el diario El País. Él es cononocido como uno de los máximos expertos en música del país… aunque en este caso, obviamente, no podemos estar de acuerdo con lo que dice.

Si tras leer ese adelanto quieres continuar, respira hondo y lee el resto de la crítica.

Sabina… para todo

joaquin sabina“Ya tengo el último disco de Sabina. Este tío me hace sentir joven. Pongo el disco, lo vuelvo a poner. Noto que pierdo solidez, que me licúo, que empiezo a soñar, con el peligro que entraña soñar… Parece como si fuera perdiendo años por los costados, los ojos me brillan, me veo más guapo, más feliz y me entran ganas de hacer las cosas muy bien, de escribir la mejor columna del mundo. Creía que este tío ya no volvería a solucionarme un atardecer y ahí lo tengo, cantándole a un tiramisú de limón y encerrándome en una tela de araña que me rodea y me atrapa, me libera de prevenciones y me convence de que debo jugarme la vida a pares o nones por fulanita de tal, con lo peligroso que es jugarse la vida o lo que sea por fulanita de tal, por un empeño, por un periódico. Es bonito que haya tíos capaces de hacerte sentir nuevo y valiente a base de música y poesía. Canta Sabina y yo lo sigo, y me emociono, y creo ser feliz mientras cuenta la historia de un circo que se fue de Albacete a Nueva York. Me lleva Sabina de la mano, me mece y adormece. Luego me insufla energía y salgo del trance renovado. Sabina me quita años”

J. R Alonso de la Torre
Hoy Extremadura

Siguen escribiendo desde todos los rincones de España y el mundo sobre el nuevo disco de Joaquín Sabina. En este caso… un tiramisú de sensaciones… nos hace sentir más jóvenes de lo que somos, nos llena de energía, empezamos a soñar… sensacionales palabras desde Extremadura, una tierra, una más, enamorada del flaco.