Video: Donde habita el olvido (Homenaje a Bardagí)

Josep Maria Bardagí i Freixas fue un artista catalán que falleció a comienzos de 2001. Todo el mundo cultural se volcó en homenajearlo en un evento en el Palau Sant Jordi que se celebró el 28 de junio de ese mismo año. Llevaba por nombre «Sense Bardagí«, y reunía, entre otros, a Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat. El Nano a última hora sufrió una angina de pecho que lo llevó al hospital y por tanto nuestro flaco tuvo que doblar esfuerzos para llenar un hueco tan importante.

El evento fue memorable, es uno de esos conciertos más simbólicos de nuestro flaco, en una época canalla y con una voz rota que da miedo a la vez que es mágica e irrepetible.

Un video para el recuerdo. Donde habita el olvido.

Joaquín Sabina: «Estoy profundamente aburrido»

joaquin sabina

Entrevista a Joaquín Sabina en Clarín

¿Estabas agotado artísticamente?
Bueno, no se me ocurría una puta canción. Yo no sé hacer canciones porque sí, no trabajo. Las canciones vienen por inspiración. Y descubrí que no salía ninguna. Decidí aprovecharme de un amigo muy íntimo como es Benjamín: lo acababa de dejar su novia y estaba muy mal. Nos fuimos a Praga en plan de escribir a cuatro manos… Y en pocos días teníamos el núcleo duro del disco, siete u ocho canciones de absoluto desamor y absoluta rabia.

Es curioso. Siempre fuiste un cantautor que jugó con lo autobiográfico. Ahora tomás vidas prestadas…
Es que estoy profundamente aburrido. Mi vida actual no tiene demasiada noche, no hay adicciones. Vivo un período de razonable tranquilidad doméstica y eso seguramente conspira contra la capacidad de hacer canciones. Con Benjamín formamos una buena dupla… Es un loco, un obsesivo, un poeta rocker.

¿Por qué Praga?
Porque no me conoce nadie, porque es una ciudad recoleta, antigua y decadente.

¿No temías repetir con Prado la nefasta experiencia del disco en común con Fito Páez?
Más que experiencia nefasta… ¡la época fue nefasta! Con Fito ahora está todo bien pero fue difícil. Esa causa ya prescribió. En el caso de Benjamín… ¡el inmanejable es él!

A esta altura de tu carrera, ¿cuál es la necesidad de sacar discos si te sentís agotado artísticamente?
Creo que las giras… Esa es la necesidad. El cuerpo me pide carretera. Estoy más saludable -excepto cuando me tengo que enfrentar a la prensa- y el escenario se transformó en un lugar de excitación. Te diría además que no encuentro mejor excusa para ir a la Argentina y a México que las giras.

¿Maradona?
Siempre tendrá mi apoyo, él mismo lo dijo: no es gris… Los que se sorprenden… ¿qué esperaban de Diego?»

¿Te reflejaste en su caso?
Sí… Hay un momento en que es necesario levantar el pie del acelerador. Tengo muchos amigos muertos.

¿La gira con Serrat?
No podía hacerme el loco, tenía que portarme bien… Estaba tan asustado por defraudarlo que al final todo salió perfecto. Hemos quedado bien amigos. Hablamos todas las semanas.

¿Habrá una segunda parte?
Yo no sé si habrá una segunda parte. No fui el motor de la primera, ni lo seré si hay una segunda ocasión.

¿Piensas en la muerte, por la letra de Viudita de Clicquot?
A los cuarenta y diez naufragué en un Plus Ultra sin faro, Mi caballo volvió solo a casa, ¿qué fue de John Wayne?, Me pasé de la raya con tal de pasar por el aro, Con sesenta qué importa la talla de mis Calvin Klein». No hay un día que no piense. Es terrible.

¿Sos feliz?
Una vez Rimbaud le preguntó eso mismo a un amigo. El amigo respondió que sí, que era feliz. Rimbaud le dijo: Oye… ¿cómo has podido caer tan bajo?

¿Entonces?
Pues no, no soy feliz… No al menos en los términos en los que se entiende la palabra felicidad.

Sabina vuelve a sus orígenes

joaquin sabinaLa relación del cantautor Joaquín Sabina con su ciudad natal, �?beda (Jaén), no siempre fue amable. Hubo un tiempo en el que el entonces soñador de versos, hijo de un comisario de policía, era considerado un niño rebelde por sus aires revolucionarios, hasta el punto de que llegó incluso a ser detenido por su propio padre.

La �?beda «en blanco y negro» de mediados del siglo pasado -como la define Sabina- forzó a aquel joven que cantaba las canciones de Víctor Jara al exilio a Londres sin más equipaje que su guitarra y sus letras. Esos orígenes del que hoy está considerado uno de los grandes cantautores españoles quedan ahora reflejados en el documental que ha producido el cineasta holandés Ramón Gieling y que lleva por título Joaquín Sabina, 19 días y 500 noches.

Pero el documental, presentado la noche del miércoles en el Teatro Ideal Cinema de �?beda tras su estreno en el Festival Documenta de Madrid, va mucho más allá y retrata el radical cambio de vida del cantautor ubetense después de que en 2001 sufriera una embolia. El cantautor Javier Krahe, el músico Caco Senante, el escritor Benjamín Prado y el torero Alejandro Talavante son algunos de los amigos y conocidos que hablan sobre Sabina. Cada uno cita, además, alguna de las frases célebres del compositor ubetense, entre ellas «yo no pagaría una entrada para verme actuar» o «lo mejor que trajo Colón de América fue el tabaco».

También el propio cantautor se presta a una larga entrevista y permite que las cámaras le sigan durante su última gira con Joan Manuel Serrat, con parada incluida en �?beda. En la cinta, Sabina se muestra arrepentido por no haberle agradecido a su padre lo bien que se portó con él durante su juventud. Sabina recuerda que de no haber sido por su padre, hubiera sufrido con mayor virulencia los efectos de la policía del régimen franquista.

La cinta también recorre los orígenes y la relación que el artista ha mantenido con su ciudad natal. Sobre él habla su primo Juan José Gordillo, en la casa de Sabina en �?beda, recordando los comienzos y avatares de la juventud del artista. «Cuando se exilió a Londres le envié una casete con la canción La mala reputación, de Paco Ibáñez, y la reacción de Joaquín fue pensar que también había otra oveja negra en la familia; a partir de ahí empezó una buena relación entre ambos», subraya Gordillo. Su primo lamenta el «maltrato institucional» sufrido durante muchos años por Sabina por unos responsables municipales que incluso llegaron a suprimir el Maratón por los Cerros de �?beda, por el que pasaron de modo altruista Hilario Camacho, Javier Krahe, Suburbano o Luis Pastor.

Además, Gieling -autor también de un documental sobre la vida del futbolista holandés Johan Cruyff- visita la Escuela Municipal de Música Joaquín Sabina de �?beda, donde los componentes del grupo de cuerda Atalaya interpretan el tema que da nombre al documental. «Es una versión diferente, con guitarras, laúdes y bandurrias», explica Manuel Martínez, director de la Escuela de Música y del grupo Atalaya.

La proyección del documental fue la antesala de los actos organizados por el Ayuntamiento de �?beda y la Asociación BSOSpirit dentro del IV Congreso Internacional de Música de Cine Ciudad de �?beda que, hasta el próximo domingo, vuelve a reunir en la ciudad Patrimonio de la Humanidad a compositores relevantes del panorama nacional e internacional.

Más de 500 participantes de 15 países se dan cita en este evento, que ofrece conferencias, talleres, firmas de discos y otras actividades. Entre los conferenciantes sobresale la presencia de varios nominados a los Oscar como Patrick Doyle y Bruce Brougton.

El País

Ramón Gieling presenta «Joaquín Sabina, 19 días y 500 noches»

joaquin sabina

El cineasta holandés Ramón Gieling presentará el próximo miércoles el documental Joaquín Sabina, 19 días y 500 noches en el Teatro Ideal Cinema de �?beda (Jaén), una cinta que retrata el cambio de vida radical del cantautor ubetense después de que en 2001 sufriera una embolia. Será la segunda vez que la película sea proyectada en España, después de que participara en el Festival Documenta Madrid.

El cantautor Javier Krahe, el músico Caco Senante, el escritor Benjamín Prado y el torero Alejandro Talavante son algunos de los amigos y conocidos que hablan sobre Sabina, además del propio cantautor, que se presta a una larga entrevista y permite que las cámaras le sigan durante su última gira con Joan Manuel Serrat, según explicó el Ayuntamiento ubetense en un comunicado.

Además, la cinta también recorre los orígenes y la relación que el artista ha mantenido con su ciudad natal. Sobre él habla su primo Juan José Gordillo, en la casa de Sabina en �?beda, recordando los comienzos y avatares de la juventud del artista. Además, Gieling visita la Escuela Municipal de Música Joaquín Sabina de �?beda, con el grupo de cuerda Atalaya que interpreta el tema que da nombre al documental.

La proyección de Joaquín Sabina, 19 días y 500 noches se enmarca dentro de los actos previos organizados por el Ayuntamiento de �?beda y la Asociación BSOSpirit, que volverá a traer hasta �?beda a los compositores «más relevantes» del panorama nacional e internacional en el IV Congresos Internacional de Música de Cine Ciudad de �?beda.

La cita será del 10 al 13 de julio en el Palacio de Congresos Hospital de Santiago y entre los representantes más destacados que harán sonar su música en la ciudad Patrimonio Mundial se encuentran Alberto Iglesias, Roque Baños, Fernando Velázquez, Patrick Doyle, Joel McNeely y John Scott, entre otros.

El País