Video: Discurso Día de Andalucía

sabina, andalucia

Video | Discurso Joaquín Sabina Día de Andalucía

“Cómo las cosas andaluzas suelen ser mágicas quién me iba a decir que me iban a hacer Hijo Predilecto de Andalucía. Cuando yo era un jovenzuelo irresponsable e indocumentado me gustaba decir que los premios a mí no me interesaban… casi que los despreciaba. La verdad verdadera es que los premios me despreciaban a mi.

Así que hoy estoy agradecido estoy agradecido a la Junta de Andalucía, y aunque el escenario es un sitio donde uno a veces se siente muy solo, hoy me siento muy bien acompañado. Hace tres meses me operé de una cosa muy cursi que llaman diverticulitis, que de diver no tenía nada, pero de culitis sí. Vine ayer en tren todo en tiempo sabiendo que venía a Sevilla acordándome de Machado y recordando esos versos que aparecieron en su abrigo. Estos días azules y este sol de la infancia. Era el sol y el azul de Sevilla. Es hora de contestar a esos versos …

Continuar leyendo “Video: Discurso Día de Andalucía”

Discurso y poema, Día de Andalucía

sabina, andalucia

Aquí están los versos, cada una de las letras que Joaquín Sabina dedica a su tierra el día en que ha sido nombrado Hijo Predilecto de Andalucía. Preguntarse quién es Joaquín Sabina a estas alturas es una pregunta simple a la vez que compleja. Es todo. Es arte, es letras, es el que dice lo que llevas dentro, el que dibuja, sueña, canta, blasfema, el perro andaluz sin domesticar que nos hace falta como el aire. No hay reconocimiento más merecido que el de tu tierra. Gracias Andalucía, gracias Joaquín Sabina.

Discurso Joaquín Sabina Día de Andalucía

Estos días azules, este sol de la infancia

Sesenta y siete tacos el día doce
de febrero cumplí con pocas ganas
de happy birthdays, de velas atroces
pero esa tarde me llamó Susana.
Presidenta le dije, no me tiente,
con medallas impropias de un gualtrapa,
aunque si es de mi tierra y de mi gente
será un honor lucirla en la solapa.
Y eso que en estos tiempos de tribales
identidades anti solidarias
uno acepta encomiendas federales
si no son desiguales y gregarias.
Urge por eso, en tan inciertos días
construir puentes, destruir barreras,
que sea la verdiblanca la bandera
de la cultura, el pan y la alegría.
De Huelva y de Jaén eran mis padres,
mis amigos don nadies sin fronteras,
cuando la última copa me descuadre
regresaré a mi olivo y a mi higuera.
Jaén, Sevilla, Córdoba, Granada,
Málaga, Huelva, Cádiz, Almería,
duendes de la memoria enamorada
mantras del corazón y la utopía.
¡Qué jeta! ¿Predilecto? ¡Qué impostura!
Se burlan los espejos implacables
¿El cantautor o su caricatura?
¿El golfo? ¿El trotamundos inestable?
¿El rojo con abono en la maestranza?
¿El rockero que admira al Agujetas?
¿El ateo que espera a la Esperanza
de Triana soñando una saeta?
¿Qué cantan los poetas andaluces
de ahora? -preguntaba RafaelCaballero
Bonald, perito en luces
de Argónida le puede responder.
Y mi compadre Luis García Montero
y Felipe Benítez que en la Rota
de la OTAN fundó un invernadero
para plantar mis ripios y mis notas.
Y allí paso veranos exquisitos
al amor de la gente que más quiero,
rodeado de hermanos, primas, titos,
un doctor, un borracho, un alfarero.
En ningún otro sitio los gitanos
han echado raíces de Macondo
llenando el alcanfor de mis paisanos
de un milagro llamado cante jondo.
Por no mentar la Alhambra y la Mezquita
de al-Ándalus, bendita morería,
o de las juderías sibaritas
que Isabel y Fernando aborrecían.
Aunque uno es nocherniego y tabernario
también sabe dar pases de castigo
pa ser buen andaluz no es necesario
tocarle tantas palmas al ombligo.
Mejor pasar a limpio los pecados,
los eres, la ignorancia, el desempleo,
Andalucía sabe demasiado
lo ingrato que es bailar con el más feo.
La ilustración brilló cuando las cortes
de Cádiz se metieron en faena,
después un rey felón vendido al norte
puso de moda el vivan las caenas.
Parias hambrientos, pijos de mal vino,
guerras civiles, ninis sin memoria,
no conviene olvidar, por si la historia,
que aquí nacieron Lorca y su asesino.
Primero fueron Úbeda y Granada
las ciudades de mi devocionario,
luego vino Madrid, Londres y cada
Babel que me brindara un escenario.
Y América Latina tan mestiza
que sabe a ron y arcángeles paganos
y esa Habana mulata tan castiza,
tan gaditana dijo Carlos Cano.
Regular, mire usted, tirando a mal
anda nuestra marchita economía
pero en arte, delirios y osadía
no conozco un parnaso tan frutal.
Por eso a los tribunos que gobiernan
hoy les pido, perdónenme que insista,
una patria decente, audaz, moderna
humana, justa, libre y progresista.
Y como no me ponen los sectarios
ni me frenan atávicos prejuicios
soñar un paraíso hospitalario
al sur del sur es ya mi único vicio.
Tuvo que ser el gesto de un paisano,
pongamos que hablo de Alejandro Sanz,
quien detuviera en fa mayor la mano
que maltrataba el morro de una fan.
Porque, aunque soy forofo del Atleti
y admirador de Messi y de Zizou,
entre el merengue y, manque pierda, el Betis
quiero siempre que gane el andaluz.
Marifé, Gala, Góngora, Cernuda,
Morente, Rancapino, Camarón,
Pasión, Emilio Prados, Juan Ramón:
el sabio sabe más cuanto más duda.
Y Bécquer y don Juan, Chávez Nogales,
Javier Ruibal, Paquito de Lucía,
Téllez, Muñoz Molina, los cabales
profetas de la nueva Andalucía.
Y Romero de Torres y Murillo
y Juan Vida, Valdés Leal, Laffón,
y Picasso y Velázquez y Gordillo
yendo del carboncillo a la abstracción.
Y Rilke, Hemingway, Gibson, Brenan
y el orondo Orson Wells, guiris de pro,
que entre la magia, el llanto y la verbena
Blas Infante a su causa convirtió.
Y Pastora Soler y Miguel Ríos
y la ópera bastarda de Bizet
y Carmen, la morena del quejío
que no es la del gabacho Mérimée.
Abrácense por fin las dos Españas,
muera el siniestro guerracivilismo
ni obispos ni trileros sin entrañas
menos tontos por ciento de lo mismo.
En Madrid aprendí cómo reluce
la copla de Chacón tabaco y oro
cuando salen roneando por el foro
del café de la Unión los andaluces.
Permítanme también que cite y loe
aquellos besos en Puente Genil,
el trilingüe legado de Averroes,
las lágrimas de sangre de Boabdil.
Y Aleixandre el gran Nobel generoso,
el hombre más discreto de Sevilla,
que en Wellingtonia tuvo buen reposo
y amores clandestinos de puntillas.
Maestros de fervor republicano,
actores de la mítica Barraca,
doctores que en su exilio americano
ilustraron al negro y al sudaca.
Aquí pintan de añil el universo,
Morante, Caracol, José Mercé,
el nombre de la rosa, prosa y verso,
Altolaguirre, Lola, Raphael.
La impúdica y traviesa chirigota,
John Lennon y la Piaf por bulerías,
el Kichi en carnaval dando la nota,
el verdial tan rural de la Ajarquía.
Con lo que va apreciándose y creciendo
por todo el ancho mundo el español
¿qué coño hace ese shosho malvendiendo
su inglés barato por eurovisión?
Querido no te pongas estupendo
me dijo anoche un cierto don latino
de Hispalis, sigue andando y escribiendo
pero en román vulgar y paladino.
Cuidando mi mala salud de hierro
hurgando en pecadillos veniales,
con seis gatos en torno y ningún perro
que ladre en mis futuros funerales.
La España de charanga y pandereta
no es el sur luminoso que prefiero,
mientras el jornalero y el paleta,
blasfemen contra el dios de los banqueros.
Pero es verdad que el ciclo de la luz,
el pescaíto, el mar, el vino, el clima
convierten en fanático andaluz
al que a su gente singular se arrima.
Estos días azules y este sol
de la infancia en un patio de Sevilla
velaron al poeta en la pensión
de Colliure con flores amarillas.
Dos versos, un cuaderno, un sacramento
póstumo del mejor de los Machado
que nos dejó de noble testamento
su cómo ser un andaluz honrado.
Contra el pacto del sable y la casulla
mi diosa es la razón que no se vende
esta medalla al mérito es más suya
que de quien de su ejemplo tanto aprende.
Alérgico a sermones y laureles,
hoy, lejos de calle melancolía,
pongo mi tinta, cantos y pinceles,
al servicio de nuestra Andalucía.
Bendito veintiocho de febrero
lo dice un hijo pródigo que sabe
que aquí no sobra nadie, compañeros,
que todo el mundo en esta tierra cabe.
Andaluz y español, más europeo
que el virus que nos quiere separar,
por sí dice ese himno en el que creo
y por el mundo, y por la humanidad.

Joaquín Sabina: “Andalucía… raíces, luz, olores, colores, sabores”

sabina

La palabras de Joaquín Sabina

¿Qué debe hacer uno para ser nombrado Hijo Predilecto de Andalucía?
Es como la parábola del hijo pródigo que vuelve a casa con honores inmerecidos.

¿Qué tiene de especial para usted “el sur donde nació”?
Las raíces, la luz, el flamenquito, el vino, el pescaíto frito, los olores, colores y sabores inolvidables de la infancia. El lugar donde todos los veranos, en Rota, nos unimos los amigos felices junto al mar.

Hacer distinciones entre territorios es hasta casi peligroso tal y como está el patio, ¿no?
Sí, claro que sí. Pero Andalucía, como dice su himno, siempre pensó en España y en la humanidad a pesar de tener una cultura tan profundamente singular. Así es mi tierra.

¿En qué lugar sitúa a Andalucía en este momento que vive España?
A la izquierda, como el corazón.

¿Cómo está viviendo todo este proceso para la investidura de un nuevo presidente del Gobierno?
Estupefacto como cualquier ciudadano, harto de políticos que piensan en sillones y ministerios más que en el bien común.

De aquí, de Granada en concreto, son los titiriteros cuyo encarcelamiento ha dado mucho que hablar, ¿qué le ha parecido todo eso?
Torpe y excesivo por parte de los jueces y los medios y lamentable por parte de la concejalía responsable del equívoco.

Adelántenos algo de lo que dirá en el acto de entrega de los galardones, el próximo 28 de febrero.
Aún no lo sé, ya lo oiréis.

¿Qué visión tiene usted del Día de Andalucía? ¿Ha cambiado mucho su sentido con el paso del tiempo?
Blas Infante, buena gente que no quiere asimetrías si no ciudadanos libres, iguales, solidarios.

¿Cómo le explicaría a un paisano de Úbeda que este vecino es Hijo Predilecto de Andalucía?
Tendrían que explicarme a mi ellos el honor que me hacen.

Entrevista a Joaquín Sabina El Diario a muy pocas horas de ser nombrado Hijo Predilecto de Andalucía

Quién es Joaquín Sabina

joaquin sabina

Joaquín Sabina

Joaquín Ramón Martínez Sabina, conocido artísticamente como Joaquín Sabina, es uno de los cantautores más populares de España, además de escritor, poeta y pintor. Nacido hace 67 años en Úbeda (Jaén), tiene en su discografía 17 álbumes de estudio, seis en directo y siete recopilatorios, de los que ha vendido más de diez millones de copias. Su último trabajo, Garagatos, que ha visto la luz este mes de febrero, es un cuaderno con 66 dibujos en forma de láminas y fragmentos de canciones, versos y toques de humor.

Sabina comenzó con apenas 14 años a escribir poemas y componer música. Tras terminar los estudios de bachillerato, en 1968 se trasladó a Granada para cursar Filología Románica. En esta ciudad colaboró con la revista Poesía 70, junto a artistas como Luis Eduardo Aute o Carlos Cano. Apenas dos años después vivió en París y posteriormente en Londres, donde permaneció hasta 1977. En la capital británica publicó el libreto de canciones “Memorias del exilio”, base del que fue su primer disco, “Inventario” (1978).

Ya en Madrid, comenzó a actuar en el circuito de bares madrileños. En 1981 publicó “La Mandrágora”, álbum grabado en directo en la popular sala del mismo nombre junto con Javier Krahe y Alberto Pérez. Un año antes ya había realizado su segundo trabajo en solitario, “Malas compañías”, del que destacan temas ya históricos como “Calle Melancolía” o “Pongamos que hablo de Madrid”.

Tras este disco llegan “Ruleta rusa” (1984); “Juez y parte”, con “Viceversa” (1985); “Hotel, dulce hotel” (1987); “El hombre de traje gris” (1988); “Mentiras Piadosas” (1990); “Física y Química” (1992); “Esta boca es mía” (1994); “Yo, mi, me, contigo” (1996); “Enemigos íntimos”, con Fito Páez (1998); “19 días y 500 noches” (1999); “Ciento volando de catorce” (2001); “Dímelo en la calle” (2002); “Alivio de luto” (2005); “Vinagre y rosas” (2009), y “La orquesta del Titanic” (2012).

Padre de dos hijas, a la búsqueda constante de “La canción más hermosa del mundo”, Sabina ya fue distinguido por la Junta con la Medalla de Andalucía en 1989. También cuenta, entre otros reconocimientos, con la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes (2000) y la Medalla de Oro de la Ciudad de Madrid (2009)

Este es el comunicado de prensa de la Junta de Andalucía, el gobierno de la región en la que nació Joaquín Sabina, el sur de España, la tierra de los olivos, del salitre, del arte, del buen humor, de la magia. Estamos deseando que llegue el día y el reconocimiento que él merece, como el cariño que recibe a diario desde todos los rincones del planeta que necesitamos sus letras y poemas como el respirar.

Hijo Predilecto de Andalucía

“Joaquín Sabina será nombrado Hijo Predilecto de Andalucía. Es uno de los cantautores más populares del mundo, además de escritor, poeta y pintor. Con 17 álbumes de estudio, 6 en directo y 7 recopilatorios. Nació en Úbeda Jaén y a día de hoy ha vendido más de 10 millones de copias. El talento, esfuerzo y trabajo hablan por él”

Gobierno de Andalucía
Junta de Andalucía

Alguna vez te hemos contado dónde nació Joaquín Sabina, y fue en la ciudad de Úbeda, en Andalucía, el sur de España. El gobierno de la Comunidad Autónoma lo ha declarado Hijo Predilecto, y el 28 de febrero de 2016 en el Teatro de la Maestranza, el día de Andalucía, se le distinguirá junto con otros artistas y personalidades que llevan el nombre de la tierra por todo el mundo. ¡Felicidades!

“Calle Melancolía”, un bar dedicado a Joaquín Sabina en Úbeda

joaquin sabina

Úbeda es la preciosa ciudad donde Joaquín Sabina nació, una ciudad que si tienes la oportunidad debes conocer. Mágica como ella sola, desde hace pocos días tiene un bar que tiene por nombre “Calle Melancolía” y que nada más y nada menos es un santuario dedicado a nuestro flaco. ¡Nos pasaremos por allí!

Continuar leyendo ““Calle Melancolía”, un bar dedicado a Joaquín Sabina en Úbeda”