Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Joaquín Sabina Posts

La tormenta

La Mandragora

Yo tuve un gran amor durante un chaparrón
y sentí aquella vez tan intensa pasión
que ahora el buen tiempo me da asco
cuando el cielo esta azul no lo puedo ni ver
que se nuble ya el sol, que se ponga a llover,
que caiga pronto otro chubasco.
Confirmando el refrán una noche de Abril
la tormenta estalló, mi vecina febril
asustada con tanto trueno
brincó en un santiamén del lecho en camisón
y se vino hacia mí pidiendo protección.
– Auxiliemé usted, sea bueno
abramé por piedad que estoy sola y no sé
si podré resistir, mi marido se fue
pues tiene entre otros muchos fallos
que en las noches así abandona el hogar
por la triste razón de que va a trabajar,
es vendedor de pararrayos –
Bendiciendo al genial Francklin por su invención
en mis brazos le di curso a su petición
y luego el amor hizo el resto
mira tú que instalar para rayos por ahí
y olvidarte poner en tu casa, caray
cometiste un error funesto.
Varias horas después, cuando al fin escampó
ella se hubo de ir, pero antes me citó
para la próxima tormenta
– mi esposo va a llegar y si en casa no estoy
se me va a resfriar, así que ya me voy,
a secarle la gabardina –
Desde entonces jamás he dejado el balcón
no hago más que poner la máxima atención
en Cirruscumulos y Estratos
la menor nube gris me colma de placer
Aunque ha decir verdad sé que no han de volver
tan torrenciales arrebatos
A base de vender palitos de metal
su marido reunió un pingué capital
y se hizo multimillonario y a vivir la llevó
a un imbécil país donde si se oye llover
será porque haga pis algún niño del vecindario.
Ojalá mi canción llegue al Sahara aquel
a decirle que yo le seré siempre fiel
que la llevo dentro del alma
que aunque sople el Simún
con seca realidad un día nos va a reunir una gran tempestad
tras la que no vendrá la calma.

Título: La tormenta
Año: 1981
Letra: Javier Krahe y G. Brassens
Música: Joaquín Sabina
Disco: La Mandrágora (1981)

6 Comments

Villatripas

La Mandragora

Por su gran prosperidad
decidió la autoridad
de Villatripas de arriba
“¡que viva el alcalde, viva!”
erigir un monumento
un auténtico portento
que a los de abajo asombrara
una escultura bien cara
como dijo el pregonero
que costará su dinero
pues de mármol al abasto
de nuestro rico catastro
la montará un escultor
en plena plaza mayor
y terminaba el pregón
será una gran elección.
Se gastó mucha saliva
en Villatripas de arriba
la gente andaba tan flauca
con la cosa de la estatua
y había gran emoción
cuando la inauguración.
La alcaldesa con premura
corrió el velo a la escultura
y apareció entre la villa
la supuesta maravilla
saliendo de entre las aguas
sin ni siquiera unas enaguas
toda, toda, desnudista,
una Venus afrodita.
La elección no estuvo mal,
satisfizo al personal.
Tenía el pueblo de al lado
el animo muy picado
y allá habló el señor alcalde
elegiremos de balde
en Villatripas de abajo
se sufre con desparpajo
por parte del vecindario
la falta de monetario
– Vecinos de este lugar:
¡hay que vencer o ganar!
¿estaís dispuestos a todo
por sacudiros el lodo
de esa Venus afro… ¡leches! –
– Alcalde, lo que nos heches –
respondió la población
con una gran ovación.
Cogieron a la Jacinta
la moza de mejor pinta
y en la misma plazoleta
la pusieron en porretas
y la echaron al pilón
sin mayor vacilación.
Luego fue una comitiva
a Villatripas de arriba
a decirles que bajaran,
miraran y compararan
comparando las dos Venus
cual es más y cual es menos
excepto algún poetastro
que alabó a la de alabastro
y el pelma de don Simón
que de un vuelo fue al pilón
se oyó gritar al compás:
– ¡La Jacinta mucho más! –
Y con grandiosa vehemencia
añadió la concurrencia
sobre todo los barones
que en lo tocante a erección,
la Jacinta en el pilón
matarile, lire, lon.

Título: Villatripas
Año: 1981
Letra: Javier Krahe y Alberto Pérez
Música: Joaquín Sabina
Disco: La Mandrágora (1981)

2 Comments

Mi ovejita Lucera

La Mandragora

Tengo yo una ovejita Lucera
que de campanillas le he puesto un collar.
Tengo yo una ovejita Lucera
que de campanillas le he puesto un collar.
Yo la llamo ella viene a mi vera
corriendo ligera con este cantar.
Yo la llamo ella viene a mi vera
corriendo ligera con este cantar.
Me gusta cuando bala la ovejita: “beee…”
y cuando le responde el corderito: “baaa…”
Me sabe a musiquilla celestial ese dulce balar.
Me gustan en las fiestas del lugar
los cohetes que al subir hacen: “xiuuu…”
hacen “pum” y hacen “pam”
los demás a mi plin, a mi plin los demás.
Mi ovejita se ha roto una pata
que lata, que lata, que no puede andar.
Mi ovejita se ha roto una pata
que lata, que lata, que no puede andar.
Yo le digo pobrecita mía que esta todo
el día diciéndome: “baaa…”

Título: Mi ovejita Lucera
Año: 1981
Letra: Almagro y Villacañas
Música: Joaquín Sabina
Disco: La Mandrágora (1981)

3 Comments

Un santo varón

La Mandragora

Comprendiendo mis padres que yo era
desde niño un arcangel tutelar
quisieron que estudiase la carrera
y fuera sacerdote y no seglar.
Pues el hombre sujeto a tentaciones
que impone con su encanto la mujer
si se deja tentar hay ocasiones
en que a pesar de todo hay que ceder.
Ya San Froilán lo dijo en su versículo tercero
refiriéndose al pudor
que la pasión es para el hombre un vínculo
que muchas veces es conservador
de gérmenes insanos y alarmantes
que acaban poco a poco por minar
la salud y otras cosas importantes
y necesariamente hay que cortar.
Por eso yo, obediente, sumiso,
abrazo la palma
y quiero ser padre de almas
huir de mundanos livianos placeres,
que quiero ser padre… ¡pero sin mujeres!
Desde niño sentía los clamores
de todo lo divino y lo infinito
y me daban espasmos y sudores
si alguno me nombraba “la chilito”
y si al ir por la calle de paseo
fija en suelo con pudor la vista
apreciaba el marcado contoneo
de aquellas geometrias sin aristas
y apretando las manos fuertemente
y sintiéndome mi mismo menos cabo
me parecía ver palpablemente
a Satanás pegarme con el rabo.
Más comprendiendo al fin que es completa
la vida de éxtasis tan plácida y sencilla
me decidí a cortarme la coleta
y hacerme la consuna coronilla.
Por eso yo, obediente, sumiso,
abrazo la palma
y quiero ser padre de almas
huir de mundanos livianos placeres,
que quiero ser padre… ¡pero sin mujeres!

Título: Un santo varón
Año: 1981
Letra: Alberto Pérez
Música: Joaquín Sabina
Disco: La Mandrágora (1981)

3 Comments

El cromosoma

La Mandragora

Hace tiempo que me importa un comino
que el último jalón de mi camino
caiga lejos de Roma
hace tiempo que no juego al acertijo
tan esdrújulo de un padre y un hijo
y una blanca paloma.
Y lo cierto es que no me desespero
desde el día en que al célebre madero
lo comió la carcoma
pero si me preguntan y lo digo
a parte de algún que otro íntimo amigo
todos creen que es broma.
Y como con eso no se bromea
esperan que Dios me de con la tea
que churruscó a Sodoma
o que al menos diga yo reconfortante
que me he hecho mahometano o protestante
hablamos otro idioma
Pues nada más que eso me faltaba
que tuviera que asirme a la chilaba
del profeta Mahoma
ni a tripa de Lutero, ni aún de Buda
prefiero caminar con una duda
que con un mal axioma.
Porque dudo que al final de este asunto
la cosa no se acabe con un punto
sino con un punto y coma
y no espero un cielo o un infierno
lo más confío en que seré algo eterno
gracias al cromosoma.
Tranquilo puedo vivirme mi historia
sabiendo que a las puertas de la gloria
mi nariz no se asoma
la muerte no me llena de tristeza
las flores que saldrán por mi cabeza
algodaran de aroma.

Título: El cromosoma
Año: 1981
Letra: Javier Krahe
Música: Joaquín Sabina
Disco: La Mandrágora (1981)

3 Comments

Un burdo rumor

La Mandragora

No se tus escalas por lo tanto eres muy dueña
de ir por ahí diciendo que la tengo muy pequeña
no esta su tamaño en honor a la verdad
fuera de la ley de la relatividad
Y aunque en rigor no es mejor
por ser mayor o menor
ciertamente es un burdo rumor.
Pero como veo que por ser tu tan cotilla
va de boca en boca y es la comidilla
en vez de esconderla como haría el avestruz
tomo mis medidas, hágase la luz.
Y aunque en rigor no es mejor
por ser mayor o menor
una encuesta he hecho a mi alrededor.
Trece interesadas respondieron a esta encuesta
de las cuales una, no sabe no contesta
y en las otras doce división como veréis
se me puso en contra la mitad, es decir seis.
Y aunque en rigor no es mejor
por ser mayor o menor
otras seis francamente a favor.
Y si hubo reproches fueron en resumen
por su rendimiento, no por su tamaño
y las alabanzas que también hubo un montón
hay que atribuirlas a una cuarta dimensión.
Y aunque en rigor no es mejor
por ser mayor o menor
a que a veces soy muy cumplidor.
Mi mujer incluso, dijo – aunque prefiero
la del jardinero, como tu ya sabes,
por si te interesa pon que estáis a la par
solo que la suya es mucho menos familiar
Y aunque en rigor no es mejor
por ser mayor o menor
nunca olvida traerme una flor.
Es mísero, sórdido u aún diría tétrico
someterlo todo al sistema métrico
no estés con la regla más de lo que es natural
te aseguro chica que eso puede ser fatal.
Y aunque en rigor no es mejor
por ser mayor o menor
yo que tú, consultaba al doctor López Ibón.

Título: Un burdo rumor
Año: 1981
Letra: Javier Krahe
Música: Javier Krahe y Joaquín Sabina
Disco: La Mandrágora (1981)

7 Comments

Marieta

La Mandragora

Y yo que fui a rondarle
la otra noche a Marieta
la bella, la traidora
había ido a escuchar a Alfredo Krahus
Y yo con mi canción
como un gilipollas, madre
Y yo con mi canción
como un gilipollas, madre
Y entré con el salero
al comedor de Marieta
la bella, la traidora
ya estaba acabando el flan
Y yo allí con la sal
como un gilipollas, madre
Y yo allí con la sal
como un gilipollas.
Y cuando por su santo
le compré una bicicleta
la bella, la traidora
ya se había agenciado un Rolls.
Pegado al manillar
hice el gilipollas, madre
pegado al manillar
hice el gilipollas.
Y le llevé una orquídia
a nuestra cita en la Glorieta
la bella se besaba con un chulo
y apoyada en un farol
Y yo allí con mi flor
como un gilipollas, madre
y yo allí con mi flor
como un gilipollas.
Y cuando ya por fin
fui a degollar a Marieta
la bella, la traidora
de un soponcio
se me había muerto ya.
Y yo con mi puñal
como un gilipollas, madre
y yo con mi puñal
como un gilipollas.
Y lúgubre corrí
al funeral de Marieta
A la bella, la traidora
le dio por resucitar.
Y yo con mi corona
hice el gilipollas, madre
y yo con mi corona
hice el gilipollas.

Título: Marieta
Año: 1981
Letra: Javier Krahe y G. Brassens
Música: Joaquín Sabina
Disco: La Mandrágora (1981)

4 Comments

Tercetos encabronados III

joaquin sabina

Qué antiguas las vanguardias de diseño,
fibra óptica y caspa, ¿a qué jugamos
más lejos cada vez del horizonte?

La duda es la razón, la sed mi dueño,
paso ligero, tronco, que nos vamos
antes de que Mahoma suba al monte.

¿Qué queda de la sarna y la anarquí,
los maquis, los Durrutis, las Dolores
que se jugaban todo y el pellejo?

Miré los muros de la patria mía,
ayer tan rojos, hoy tan sinsabores,
y me puse a llorar contra el espejo.

Las niñas sólo quieren ser famosas,
modelos, putas, qué más da, azafatas
de la ONG de ricos sin fronteras,

calientapollas, mantis religiosas,
Lolitas, Mesalinas, garrapatas,
mulatas que te roban la cartera.

Y yo, en un laberinto de secano,
convicto de humedades imposibles,
adicto al aquelarre del deseo,

viudo de una nube de verano,
perdido en una selva de imperdibles,
sin más fe que el derecho al pataleo.

Poema: Tercetos encabronados III
Año: 2004, Interviú
Letra: Joaquín Sabina

1 Comentario

Coplas a la muerte de Kowalski

joaquin sabina

Se escaqueó Marlon Brando,
padrino de mi madrina,
con sus ochenta volando,
eau de sobac, gabardina

con lamparones viudos,
con mantequilla en el recto,
con jadeos sordomudos,
con su pasado imperfecto.

Poca gente lo quería
pero al abajo firmante
le enseñó que se podía
joder a los comerciantes

y engordar y envejecer
como un pirata inclemente
que sabe ser y no ser
eterno y adolescente.

Recuerden su camiseta
de efebo predinosaurio
o aquel solo de trompeta
sin condón ni escrapulario.

Me puso cuernos con Rita,
con Marilyn, con Marlen,
con Vivian y con Sarita,
antes de estar todo a cien.

A más de un putón apache
le alicató el paraíso,
los dioses no ven los baches
del estanque de Narciso.

Yo que no salgo en la foto
del día del orgullo gay
ni me ha tocado en la moto
de paquete de Doris Day,

por calle melancolía
canto el responso del feo,
a la sombra de un tranvía
que se llamaba deseo.

�?ltimo tango en París
de huerfanitos gemelos,
qué entierro, qué vis-à-vis,
qué solterones en celo.

La muerte es un ripio zafio
que no desperdicia un tiro,
vaya mierda de epitafio,
quedan Torrente y De Niro.

Poema: Coplas a la muerte de Kowalski
Año: 2004
Letra: Joaquín Sabina

1 Comentario

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar