Letra de «19 días y 500 noches… después»

joaquín sabina, video, letra, 19 días y 500 noches después

Letra – Joaquín Sabina – 19 días y 500 noches después

Todo da una de cal y otra de arena,
todas las caras tienen su cara y su cruz,
todos somos un pájaro que vuela
a la vez hacia el norte y hacia el sur.

Todo lo que se vuelve a contar ya es otra historia,
todo lo que se rompe inventa a su enemigo
y la misma canción, al cambiar de persona,
no dice lo de siempre cuando dice lo mismo
.

Lo nuestro duró
lo que duran dos peces de hielo
en un whisky on the rocks.
Lo sé porque fui
la infeliz que mordía su anzuelo
mientras le creí.

De pronto me vi
como el busto de un rey destronado
pisoteado en el suelo.
Yo era la sota de las barajas
y la planta baja
de los rascacielos.

Y es que tenían razón
sus amantes,
con él hay un antes,
pero un después no.
Conmigo fue así,
dijo que era
su media naranja
y se puso a exprimir.

Ya luego empezó
a dar vueltas
igual que un león
dentro de una jaula
que rugía
mirando a la luna,
mujer solo hay una
y esa es mi María.

Luego se fue
bajó a por tabaco
y volvió a los tres meses,
vino haciendo eses
y hecho un perro flaco
pidió que le abriese
con dos arrumacos
le quité la llave,
el abono transporte,
por decirlo suave,
le di pasaporte
y le dije: «Colega,
tú has perdido el norte».
Yo he estado tan ciega,
que pensaba
que ya me quedaba
sin Alfa ni Omega
si él me abandonaba.

Esa canción
en la que contaba
la historia a su modo,
en la que me echaba
la culpa de todo
de las tropelías
y las tonterías,
donde me compraba
con bisutería
mientras le servía
jarros de agua fría
yo le añadiría,
por ponerle el broche
que a mí, sin embargo,
sus famosos 19 días y 500 noches
se me hicieron largos.

Dijo hola y adiós,
y el portazo sonó
como un signo de interrogación.
En vez de sufrir,
me lié con uno del PP
y socio del Real Madrid,
que canta hip hop,
juega al pádel, al tenis y al golf
y es antitaurino.
Ha montado su propio bufete,
yo le pongo un siete,
él me ve y hace el pino.

Sabina huyó.
Se fue dando saltos
igual que un conejo,
pero como artista
ha llegado muy lejos.
Ve a Dios retratado
al mirarse al espejo.
Yo le vi en las Ventas
cantar nuestra historia
y como el caballo
atado a una noria,
que va como un rayo
tras la zanahoria.
Mi voz le seguía
y al bailar que soñar con los pies
volví a ser la de ayer
cuando le quería.

Esa canción
en la que contaba
la historia a su modo,
en la que me echaba
la culpa de todo
de las tropelías
y las tonterías,
donde me compraba
con bisutería
mientras le servía
jarros de agua fría
yo le añadiría,
por ponerle el broche
que a mí, sin embargo,
sus famosos 19 días y 500 noches
se me hicieron largos.

Luego se fue
bajó a por tabaco
y volvió a los tres meses,
vino haciendo eses
y hecho un perro flaco
pidió que le abriese
con dos arrumacos
le quité la llave,
el abono transporte,
por decirlo suave,
le di pasaporte
y le dije: «Colega,
tú has perdido el norte».
Yo he estado tan ciega,
que pensaba
que ya me quedaba
sin Alfa ni Omega
si él me abandonaba.

Joaquín Sabina escribió uno de los mejores himnos al desamor hace algo más de 20 años con «19 días y 500 noches», donde contaba destrozado y despechado lo largo que se le estaba haciendo el día a día… y las noches, intentando acostumbrarse a vivir sin ella. Pero… el poeta y amigo íntimo de Joaquín Sabina, el genial Benjamín Prado ha escrito la versión de la mujer de la que hablaba Joaquín Sabina en la canción de 19 días y 500 noches y que está interpretada por la cantante Travis Birds. La respuesta de la mujer llega a tiempo para explicarle y explicarnos porqué dejó de quererle.

Ella lo niega todo le acusa de irse a por tabaco durante tres meses y volver hecho un «perro flaco», además de creer que él tenía muchas amantes, aunque él se lo negara y le dijera que era su «media naranja».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuéstranos que eres humano :) (Necesario) Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.