En Terra

joaquin sabina

Con su desparpajo, gracia y vena poética habitual, Joaquín Sabina, junto a Pancho Varona, nos habló un poco de todo, de lo sagrado y de lo humano, de Bob Dylan, de la Visa, del sentido de muchas de sus canciones, de sus nuevos temas; «poco a poco estamos introduciendo temas nuevos en cada concierto como el de la nueva película de Torrente que estrenamos dentro de poco», del planteamiento de su gira…


Habéis agotado todas las entradas en Madrid ¿Esperabais esta acogida siendo un recopilatorio?

Joaquín Sabina: El problema es que en España no hay esa tradición de tocar en teatros como en Londres, Buenos Aires o Méjico. Eso es lo que queremos, recuperar la tradición de los teatros. Más que sorprendernos con el lleno, lo que nos ha sorprendido es lo rápido que ha sido. Además, los internautas vais a poder estar por ahí ¿no?

Pancho Varona: En todo caso el disco da igual porque no es la razón del lleno…

Joaquín Sabina: A mí eso de agotadas las entradas no me hace nada de ilusión porque hay mucha gente que se queda fuera, gente que ha estado ahorrando y tal… pero bueno, procuraremos hacerlos en teatros extraordinariamente grandes (risas). Lo que realmente ocurre es que era un espectáculo pensado para lugares pequeños, como si fuera el cuarto de estar de mi casa.

Cuál es tu secreto… ¿Cómo haces para mantenerte así de cojonudo?

Joaquín Sabina: Tocando y pensando que la salud perjudica seriamente la salud.

Pancho Varona: Siempre había pensado que eras del Atleti hasta que el Rayo bajó a segunda y dijiste que eras del Rayo, el año pasado baja el Atleti y dices que vuelves a ser colchonero ¿por qué no te haces del Leganés que siempre está en segunda?

Joaquín Sabina: Es una buena idea, porque a nosotros nos gustan los de segunda a con la condición de que estén bajando vertiginosamente a tercera (risas). Pero el tipo que canta las canciones no soy exactamente yo. Es decir, el Rayo venía bien para una canción y luego lo cambié por el Atleti como mañana lo cambiaré por otro. Pero realmente yo soy del Atleti porque si no, no tocaría con Pancho…

Pancho Varona: Lógica pura… no se puede ser del Madrid. (risas)

¿Por qué, siendo ateo, la religión está tan presente en tantos de tus temas?

Joaquín Sabina: Porque yo soy ateo gracias a dios como decía don Luis Buñuel. Yo estuve ocho años en un colegio religioso, fui un niño de comunión diaria, tengo la casa llena de vírgenes, y no me refiero a mis novias porque yo soy un caballero (risas).
La Biblia es un libro muy hermoso y por eso soy un cantante muy bíblico. Después de Bob Dylan… pero es que él es muy bíblico, hasta tiene una foto con el Papa… Y si yo me lo encontrara inmediatamente también le diría «¿Te importa que me haga una foto contigo?» (risas).

¿Podemos conocer a Sabina por sus canciones o, por el contrario, trata de esconderse detrás de ellas?

Joaquín Sabina: Yo no trato de esconderme pero no se puede conocer al que escribe por lo que escribe; se puede conocer cómo escribe o qué opina. No es el mismo el que canta que yo aunque muchas veces se mezclan más de lo que quisiera. En todo caso, canto cosas que no me han pasado y no canto otras que me pasan porque nadie se las creería.

¿Qué nos queda por escuchar de Sabina?

Joaquín Sabina: Estuve el otro día calculando con el ordenador los años que necesito para sacar las canciones que tengo en la cabeza… Así que espero que los dioses, esos que no existen, me den diez años de vida… por favor… De todas formas, sí estamos introduciendo temas nuevos. Hoy hemos recitado, por ejemplo, la letra de una nueva canción.

Pancho Varona: Todos los días trae algo nuevo para que hagamos…

¿A quién dedicaste la canción «Y sin embargo»?

Joaquín Sabina: A una chica maravillosa que se llama Isabel que es la madre de mis hijas y mi mejor amiga.

¿Tienes la misma capacidad para amar que para escribir tus letras?

Joaquín Sabina: Claro que no, las películas, los cuadros o las canciones se hacen sobre lo que se pierde o sobre lo que le gustaría a uno tener. Se hacen para acortar el espacio enorme entre la realidad y el deseo. Y yo soy mucho mejor cantando que viviendo.

Esta te va a gustar mucho… ¿Qué piensas de María Dolores Pradera?

Joaquín Sabina: Me encanta, la amo. Yo conocí las canciones de José Alfredo Giménez cantadas por Chavela Vargas en la voz de María Dolores Pradera. Muchas de esas canciones son las que toqué con mi primera guitarra.

¿Es cierta la historia con los macarras que te atracan?

Joaquín Sabina: En una misma semana me fueron a atracar dos veces pero al final no lo hicieron. De las dos situaciones hice una canción pero el final del tema es completamente mentira; nunca volví a ver al atracador pero sí que es verdad que antes de irme me dijo: «Me debes una canción».

¿Es verdad que la Visa es ahora lo más importante?

Joaquín Sabina: Lo más importante es la Visa platino… la Fornicart (risas).

¿Hay caprichos de amor que una dama no debe tener?

Joaquín Sabina: Los caprichos de amor que las damas no deben tener son los que yo quiero que tengan y cuando ellas los quieren tener y los tienen, se alegran.

Pancho Varona: Pero no los tienen…

Joaquín Sabina: Contigo nunca, conmigo tampoco (risas).

¿Cómo es que aún no tienes el carnet de conducir?

Joaquín Sabina: Porque soy manco de las tres manos. Detesto la imagen del tipo cuidando el jardín y limpiando su coche.

¿Eres un poeta convertido en músico o eres un músico que quiso ser poeta?

Joaquín Sabina: Yo escribía poesía de muy joven y canciones de más mayor. No es lo mismo una cosa que la otra, no es mejor ni peor. Las canciones no son exactamente poesía, son canciones, mientras que la poesía no sólo está en los libros de versos sino que puede estar muchos sitios; en un cuadro, en una película… En el último año he empezado a escribir poesía, cosa que no hacía en muchos años así que en poco tiempo publicaré un libro de sonetos.

¿Qué conciertos tenéis pensados aparte de estos cinco de Madrid?

Joaquín Sabina: Aparte de las fechas, en Madrid vamos a estrenar una canción nueva para la nueva película de Torrente, se llama «Misión en Marbella» y es probable que venga Santiago Segura a tocarla conmigo. Después de estar hasta el domingo en Madrid, luego iremos a Méjico, Costa Rica, Puerto Rico, Cuba, Lima y es probable que Santiago de Cuba… luego nos tiraremos a la Bartola ¿dónde estás Bartola? (risas).