Coplas patéticas

Coplas patéticas

Ayer brasas, hoy cenizas,
estos labios recorrieron vuestra piel
y en sus penas movedizas,
verso a verso sucumbieron, es cruel.

Desvanecidos amores:
Doña Blanca, Doña Elvira, Doña Sol
reviven vuestros colores
por la gracia de mis días y el alcohol.

Con ojos claros serenos,
Doña Blanca me decía te querré
para siempre por lo menos,
y así fue hasta que un día no lo fue.

Con ojos fieros y oscuros,
Doña Elvira me gritaba su pasión
y sus reproches más duros
cuando ya no le hechizaba mi canción.

Doña Sol, musa sublime,
la que tantos madrigales me inspiró
“Busca otra que te rime”,
dijo “Sois todos iguales: yo, yo, yo”

Hubo dignas sucesoras,
de todas me hablas ausencia, las perdí,
y alguna de esas señoras
con cierta mala conciencia, ¡Ay de mi!.

Ya ninguna me desea,
me imagino que son gajes de la edad,
ni tan sólo me recreo
en las noches de mis viajes, la ebriedad.

Hermosos días de gloría,
aunque hoy ando desterrado del placer
aun tengo buena memoria,
cualquiera tiempo pasado fue mujer.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuéstranos que eres humano :) (Necesario) Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.