Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Categoría: Gira Ultramarina

De lujo en Madrid

joaquin sabina

La pregunta que morbosamente flotaba por entre las gradas del recinto no podía ser otra que “¿cantará hoy?”. No es que se desconfiara del ídolo, sino que Sabina es ya de por sí mucho Sabina, y en Madrid, el Sabina elevado a la enésima potencia. De momento, salió. Unos minutos más tarde de cuando estaba anunciado, pero el artista irrumpió en el escenario unos compases después de que sus compañeros de viaje -el guitarrista Antonio de Diego, el bajista Pancho Varona y el batería Pedro Barceló- comenzaran a tocar Amo el amor de los marineros. Detrás, en el ciclorama, un barquito iba -o venía- desde dos paisajes urbanos imposibles; de ésos con rascacielos que se doblan. Aparecía el artista ataviado con levita, bombín y bastón. En la mano, una maleta con etiquetas de los más lejanos países. Del brazo llevaba a Olga Román, ataviada en plan señora con glamour. Nada más irrumpir en el escenario el cantante de �?beda, la emoción estalló en el recinto, estableciendo un nivel de emoción que se mantendría álgido a lo largo de todo el concierto, para explotar en una cascada de entusiasmo dos horas después, en los bises.

Para Joaquín Sabina, lo de calentar la garganta debe tener otro tipo de connotaciones más sensuales y menos técnico-vocales. Porque se lanzó a tumba abierta, y en las dos primeras canciones su garganta crujió como la madera de ese barco pintado detrás de él, y que él presentó como el que lo llevaba de viaje desde Roquetas de Mar, pasando por Barcelona, y con gatillazo incluido en Gijón, hasta llegar a la ciudad de Madrid que, en sus propias palabras, siempre es “el mejor puerto de España”.

Sabina y Madrid formaron una unión que se tensaba a los acordes de hermosas canciones, nuevas y viejas. Entre las recién llegadas, Pájaros de Portugal volvía a situar a Sabina en su papel de cronista, de compositor de canciones hechas con la materia de lo que le entra por los ojos y por los oídos. De entre las viejas, Calle Melancolía volvió a ser durante unos minutos lugar de paso, en el que se cruzaban el intérprete y su público.

Pese a la pereza de garganta inicial, el cantante se fue entonando y, con guitarra o sin ella, fue sacándole punta y partido a canciones como La rubia de la cuarta fila o Mes de abril, temas que sirvieron para que le diera la alternativa como intérpretes a su eterno compinche, Pancho Varona, y a la encantadora y extraordinaria vocalista Olga Román. Dos temas sirvieron para que el maestro descansara y se lanzara a tumba abierta entre un ramillete de canciones, de las cuales hay que destacar necesariamente la cálida interpretación de Joaquín y Olga del tema Magdalena. En forma de popurrí, Joaquín reunió de una sola ráfaga Soledad, Peor para el sol y Contigo, para escoger el camino que, a través del rock movido de Resumiendo, le llevaría a hacer parada final en Atocha. Este punto marcó el final del concierto en términos del amor sincero que Joaquín, sin lugar a dudas, profesa a esta ciudad y ella le devuelve. Sabina se retiraba en medio de aplausos y, haciendo la cuenta, había cantado más que bien 15 canciones. Era éste un buen balance que sin duda se vio mejorado con la interpretación, primero a cargo de Antonio García de Diego, del tema A la orilla de la chimenea. Acto seguido, Peces de ciudad y Princesa fueron las canciones escogidas para intentar marcharse. Pero al final no hubo modo: la gente siguió aplaudiendo y gritando el nombre de Joaquín, hasta que éste volvió al escenario para regalar a sus seguidores 19 días y 500 noches, Noches de boda e Y nos dieron las diez. Un final de concierto a la altura del ídolo, con Sabina haciendo estupendamente de Sabina y todo el mundo celebrando su regreso a la arena del directo. Hay que felicitarse, porque ese barquito que estuvo toda la actuación detrás de él pasó por Madrid para seguir su camino.

Foto: María Fernández Triguero

2 Comments

Magistral en Granada

joaquin sabina

Joaquin Sabina tiene alma de cabaretera. Ya lo dice en Corazón de contrabando: “Ando buscando una mujer tan puta como yo”. Y demostró una vez más que es un animal del escenario, como uno de esos tigres que le pintó el granadino Juan Vida para la portada de El hombre del traje gris. Es un actor que borda su mejor papel: hacer de Sabina. El de �?beda demostró que ha superado los problemas de su mala salud de hierro y apareció cínico, canalla�?� y escuchimizado como un suspiro. El Conde Crápula de la música española apareció en el escenario con su inseparable bombín, una pequeña maleta, un bastón negro con empuñadura de plata, y cogido del brazo de su eterna corista, Olga Román.

Empezó con la habanera Amo el amor de los marineros, del disco Neruda en el corazón. Y el público ama el amor de Sabina. Más cerca de los 60 años que de los 50, Sabina ha sabido crearse con el paso del tiempo una iconografía sabiniana. A saber: pantalón ceñido �??habrá que preguntarle dónde aparcó los pantalones de cuero�??, chaleco multicolor, bombín, una cara de sinvergüenza de buena calaña cincelada en la cara y un vaso en un atril al más puro estilo del poeta José Hierro, que en una ocasión confundió un vaso de agua con su chinchón. “¿Pero esto qué es?”. “Agua”, le contestó el camarero. “Pues está buena, pero no conviene abusar”.

Por mucho que digan, la voz de Sabina está en su peor mejor momento, gatillazos aparte. Ante las peticiones del público, el propio artista confesó a los espectadores que sabían perfectamente yo sé qué repertorio le conviene a mi garganta. Porque Sabina tiene mejor voz cuando canta que cuando habla.

Para cantar 19 y 500 noches la voz de Plácido Domingo �??de quien Sabina llegó a decir que “vende salchichones”�?? no es la más apropiada. Tampoco para La Magdalena, que cantó mediado el concierto y consiguió que todo el público �??feministas incluidas�?? cantara a coro con él “la más señora de todas las putas, la más puta de todas las señoras”. De hecho, esta canción incluye un verso, “si la Magdalena pide un trago tú la invitas a cien, que yo los pago”, que le costó a Sabina pagarle a un fan una noche de ‘alterne’. Le mandó una carta con una factura detallada de los servicios de su Magdalena y Sabina le pagó la juerga. Eso sí con una nota: “La menor reincidencia hará perder todo el encanto”.

El Sabina, como dicen sus seguidores, combinó las piezas de su último trabajo, Alivio de luto, con exitazos de otras épocas y continuas ocurrencias entre canción y canción. Entre sus nuevas canciones, la rocanrolera Resumiendo hizo recordar por momentos al Sabina de las plazas de toros. “Que me grita el escenario ven, pido un empujón, no te das cuen, que vomito con la televisión, me hace falta un polvo un buen rock and roll…”

Calle melancolía, en el primer tramo de la actuación, y Princesa ya en la tanda de bises, consiguieron concitar todos los desamores y las tristezas de las 2.000 personas que abarrotaron el Palacio de Congresos. De hecho, a esta cifra habría que añadir todos los fantasmas del pasado que, como también son sabineros, acudieron al concierto sin falta.

Eso sí, llegado el momento de Pájaros de Portugal, la canción con la que pegó el ‘gatillazo’ en Gijón, un pequeño escalofrío recorrió la espalda de los presentes. Calle melancolía, Dos horas después, Nos sobran los motivos, Rubia de la cuarta fila �??de la película Isi Disi�??, Quién me ha robado el mes de abril… Y la imprescindible Y sin embargo, una canción en la que se refleja cualquier hombre pero que sólo Sabina ha sido capaz de componer: “Y sin embargo cuando duermo sin ti, contigo sueño/ y con todas si duermes a mi lado”. Tanto es así, que algún marido tuvo que dejar de tararearla ante la mirada de furibunda de su mujer. En definitiva, más de dos horas de recorrido emocional por las pasiones. Eso sí, preferentemente por las bajas.

Cappa
Diario Granada Hoy

8 Comments

Conciertos Probables

joaquin sabina

Lista de conciertos para la gira de verano 2006.

Mayo

6: Gijón (Palacio de Deportes)
13: Mallorca (Plaza de Toros)
17: Mérida (Polideportivo Albergue Juvenil El Prado)
20: Torrevieja (Parque Antonio Soria)
26: Bilbao
28: Donosti (Velódromo de Anoeta)
30: Hellín

Junio

3: Alcoy (Estadio Municipal)
10: Lorca (Plaza de toros)
15: Valencia (Plaza de toros)
29: Barcelona (Palau Sant Jordi)

Julio

19: La Coruña (Coliseo Lavedra)

190 Comments

Gatillazo Gijonés

joaquin sabina

Ya comprende un servidor
que el gatillazo de ayer
no encoña al mejor postor
Sin edad de merecer
puedo seguir siendo yo
cuando me da por crecer.

¿Por qué en Gijón, madre mía,
Donde yo menos quería
pasó lo que me pasó?
Mi garganta pajillera
con costo en la faltriquera
dijo que sí, pero no.

Lo malo es que el Jovellanos
se me escapó de las manos (por do más pecado había…)
El Titanic y el grumete
salsa rosa caga y vete
menstruo de cuaderna vía.

A mi Nano, en Nueva York
se le atravesó el terrat
y Manhattan lo adoptó
y a Pablo, cuerpo presente,
cuando fue a Chile, a pisar
nuestras calles nuevamente
Las pisó, claro que sí,
cayendo chuzos de punta (pero estuvimos allí).

Los del barçá, los valdanos,
las zidanes cejijuntas,
los talibanes cubanos.

Y, sin embargo, esa voz
enmudeció de repente
para darnos otra coz,
cambiarle la jeta a Acebes
es lo mejor de la noche
de este concierto tan breve.

Mañana será otro día
volveré a ser el fantoche
de calle melancolía.

Poema: Gatillazo Gijonés
Año: 2005
Letra: Joaquín Sabina
Y…: Dedicado al público de Gijón

joaquin sabina PDF: Comunicado oficial de Joaquín Sabina

10 Comments

Comunicado Oficial Teatro Jovellanos

Joaquín Sabina suspende por motivos de salud sus tres conciertos de Gijón

Joaquín Sabina ha suspendido los tres conciertos que tenía previsto ofrecer en Gijón los días 9, 10 y 11 de diciembre. Tras abandonar el escenario en el concierto de ayer noche, en la sexta canción, Joaquín Sabina comunicó esta tarde al Teatro Jovellanos su intención de cancelar estos conciertos por motivos de salud. El cantante presentó en el Teatro a través de su manager un certificado médico oficial en el que se señala que Joaquín Sabina �??… Padece una laringitis aguda que le produce una disfonía�?�.

Asimismo, el Teatro Jovellanos devolverá el dinero de las localidades a partir del lunes 12 de diciembre y hasta el lunes 19 en horario de 12:00 a 14:00 horas y de 17:30 a 20:00 horas. Las personas que no puedan acudir a la taquilla durante esos días, ya que se han vendido entradas fuera del Principado, deberán enviar las entradas por correo certificado al Teatro Jovellanos, en ese mismo plazo, añadiendo además un número de cuenta en el que se realizará el ingreso a través de una transferencia bancaria.

Gracias y un saludo,

Teatro Municipal Jovellanos S.A.
Departamento de Comunicación

10 Comments

Concierto suspendido en Gijón

joaquin sabina en gijonJoaquín Sabina suspendió esta noche el primero de los tres conciertos que tiene previsto ofrecer en Gijón. Cuando actuaba en el Teatro Jovellanos, y sólo llevaba cinco canciones, por problemas de voz decidió suspender su actuación. Anoche -confesó- había sido “malo”.

De inmediato, nada más iniciar su actuación, Sabina advirtió al público de las malas condiciones en que se encontraban sus cuerdas vocales. Pese a ello, cantó cinco temas.

Cuando el cantautor interpretaba Dos horas después de amanecer, sencillo de su último disco, optó por interrumpir el concierto y confesar que, por primera vez desde que arrancó la Gira Ultramarina el pasado 17 de noviembre en Valladolid, anoche había sido “malo”.

Lejos de mostrar enfado, fueron mayoría los espectadores que respondieron con aplausos. Después, la megafonía del teatro aclaró que Sabina, que tenía previsto actuar de nuevo mañana y el próximo domingo en el mismo escenario, podría repetir el recital el sábado día 10.

La puesta a la venta de las localidades el pasado día 24 de noviembre, inicialmente para dos conciertos, provocó largas colas y hasta protestas callejeras al agotarse en pocas horas debido a la venta simultánea en taquilla y a travès de los cajeros de una entidad de ahorro asturiana.

40 Comments

Estaba de Parranda

Apareció sobre el escenario con bombín, bastón y una maleta en la mano, acompañado por la vocalista Olga Román, con un abrigo de pieles y paseando un perrito de mentira. El Auditorio de Barcelona, repleto y sin una silla vacía, se puso en pie y ovacionó la vuelta de Joaquín Sabina a Cataluña.

Hacía casi cuatro años desde sus últimos recitales en Barcelona, en el Teatro Novedades, y por el medio habían quedado una isquemia cerebral y una depresión que le provocó pánico escénico, por lo que el morbo había servido también de efecto llamada: ¿aguantaría el tipo Sabina? ¿Cómo está realmente?.

Dos horas y cinco minutos después, Sabina y sus cuatro músicos se despedían tras 27 canciones y dos tandas de bises en loor de multitudes: no estaba muerto, estaba de parranda, que reza la canción.

Era el primero de sus tres recitales consecutivos en Barcelona -repetirá esta noche y mañana-, con todas las entradas -5.400 en total- vendidas en apenas tres horas, y, como los buenos toreros, gustó y acabó gustándose, completamente emocionado por el calor y el afecto que recibió del público barcelonés, una amalgama donde caben pijas, peluqueras, ejecutivos, niñatos o cuarentones.

Empezó con la habanera Amo el amor de los marineros, del homenaje a Neruda -Neruda en el corazón-, estuvo casi siempre sentado sobre un taburete, con un atril con las letras y los poemas que iba recitando de vez en cuando, una mesita con un chupito de tequila añejo y un vaso de agua, y tocó también la guitarra acústica en bastantes canciones.

Apoyado por Pedro Barceló -batería y percusión-, Olga Román -voz, guitarra acústica, teclados y percusiones-, Pancho Varona -bajo, guitarra eléctrica, acústica y portuguesa y coros- y Antonio García de Diego -teclados, piano, guitarra eléctrica y acústica, bandurria, armónica y coros-, empleó también algunos sonidos pregrabados y cosechó ovaciones cada vez que alguna estrofa se refería a su resurrección tras haberle dado, casi, por muerto.

Muy comunicativo, reivindicó su condición de poeta rojo al leer algunos poemas de su libro Esta boca es mía, cargó contra la COPE, se alegró al ver a algunos seguidores en la platea con la camiseta de su Atleti, anunció que “se ha disuelto el Real Madrid”, hizo continuos guiños a Barcelona hablando de las Ramblas o el Raval o aludiendo a los mossos d’esquadra, y habló y cantó en catalán al recuperar Passejant per Barcelona, de Quico Pi de la Serra.

Entre los asistentes, el propio Pi de la Serra, a quien definió como “mi maestro”, o Estopa y Dani Flaco, alumnos aventajados de Sabina, que prosiguió con Ahora que, tema que fue el preludio para presentar a ‘la Orquesta del Titánic, que sigue tocando mientras se hunde el barco’.

Pájaros de Portugal, Pie de guerra, Calle melancolía, Dos horas después, Nos sobran los motivos, Rubia de la cuarta fila -de la película “Isi Disi”-, Quién me ha robado el mes de abril y Passejant per Barcelona dieron paso a un retiro momentáneo en el que Pancho Varona cantó Seis tequilas y Olga Román hizo lo propio con Otro tiempo llegó e Y sin embargo te quiero.

Volvió Sabina y, hasta el final, encadenó piezas como Y sin embargo, Una canción para la Magdalena, Que se llama soledad, Peor para el sol, Contigo, Resumiendo o Tan joven y tan viejo, con la que se despidió.

Los gritos de “¡Eh!, Sabina, así no se termina” le hicieron volver para dejar cantar a Antonio García de Diego A la orilla de la chimenea, y luego entonar él Peces de ciudad -cedida en su tiempo a Ana Belén-, Princesa y La del pirata cojo, con la que dio los primeros botes de la noche.

En el segundo bis, 19 días y 500 noches, Noches de boda e Y nos dieron las diez. Alternando tríos acústicos con voces y piano, usando el bombo o los solos de eléctrica a lo Clapton, Knopfler o Santana, saltando de la habanera a la ranchera o pasando por el rock urbano, el público marchó encantado y convencido de que, como aquella película, “este muerto está muy vivo”.

Terra.es

2 Comments

La vuelta a Barcelona

joaquin sabina

La entrega fue mútua. Y total. Los espectadores le recibieron de pie y entre aplausos y vítores, y Joaquín Sabina les brindó un generoso, sentido y cálido recital, con múltiples guiños a Barcelona. Flaco, muy flaco, y exhibiendo su habitual sonrisa canalla y socarrona, el cantautor de �?beda no defraudó anoche en el primero de los tres conciertos que ofrece en el Auditori (las entradas se agotaron en tan sólo dos horas), para presentar su último y esperado desembarco discográfico, Alivio de luto.

Apareció como suele hacerlo en esta ronda de conciertos, llamada Gira ultramarina: con una pequeña maleta, su inseparable bombín, un bastón negro con empuñadura de plata, y cogido del brazo de su fiel y siempre atenta corista, Olga Román. De fondo, un escenario con rascacielos vanguardistas y de ambiente de trasatlántico, que le dio pie a dedicarle la siguiente frase a sus músicos. “Sóis la orquesta del Titánic, porque seguís tocando aunque me hunda”.

Pero de naufragio nada, sino más bien todo lo contrario. Cuando entonó la estrofa de “ahora que estoy más vivo de lo que estoy” (de la canción Ahora que), el público le ovacionó con entusiasmo y él respondió golpeándose fuerte el corazón. No sólo su salud parece haberse recuperado. Incluso también su voz, que sonó mucho menos rota que en su reciente compacto.

Hacía cuatro años, desde las cinco veladas en el Teatro Novedades del 2001, que no actuaba en Catalunya. Y resarció esta larga espera recitando un poema que acababa así: “Cuando me ponen los cuernos en los ‘madriles’, paso de policías y alguaciles, y me alquilo una suite en el Raval”. Pero no sólo eso: también se dirigió a la audiencia repetidas veces en un catalán que Aznar ya lo quisiera para sí (aunque fuera para hablarlo en la intimidad). Y hasta cantó Passajant per Barcelona, de Quico Pi de la Serra, que escuchó la feliz interpretación desde el primer piso, acompañado de la mujer de Serrat, Candela Tifón.

Sabina combinó las piezas de su último trabajo con exitazos de otras épocas, intercaló ocurrentes frases improvisadas (se emocionó al ver a dos espectadores con la camiseta del Atlético) e introdujo versos de su último libro, Esta boca es mía.

Calle melancolía, en el primer tramo de la actuación, y Princesa y 19 días y 500 noches, ya en la tanda de bises, fueron algunas de las canciones más coreadas. Y Resumiendo, su corte más rockero, fue una de las más bailadas (aunque fuera sentados en las butacas).

Sabina removió recuerdos y sentimientos. Y hasta conciencias, con dos de sus últimas entregas, Pájaros de Portugal y Pie de guerra, una versión libre de la partitura de Leonard Cohen. Cuando dio por terminado el concierto, el público le reclamó con un “eh, Sabina, así no termina”. Y volvió, claro está, con más éxitos. En un popurrí, juntó Magdalena, Soledad, Peor para el sol y Contigo. Y ya, al final, con Y nos dieron las 10, cambiando la palabra “municipales” por “mossos d’esquadra”. Lo suyo sí que es integración.

Nuria Martorell
El Periódico

5 Comments

Entradas, Sabina y Gijón

joaquin sabina

Como ciudadana de Gijón, me parece lamentable lo acontecido ayer en el Teatro Jovellanos con motivo de la compra de las entradas para el concierto de Joaquín Sabina.

Es inconcebible que ocupando la posición 254 en la cola de taquilla (tras 7 horas de espera, por cierto), siendo de 1.200 personas el aforo del teatro, habiendo dos conciertos y permitiendo únicamente adquirir 4 entradas por persona, nos hayamos quedado sin localidad. ¿Me podría decir dónde están las 1.000 entradas restantes? (En taquilla únicamente se han vendido 950 entradas de las 2.400 existentes).

Le recuerdo a la gerente del Teatro Jovellanos de Gijón, Carmen Veiga, que su labor es la de satisfacer los favores de los gijoneses, y me parece muy ruin que gente desde Madrid pueda adquirir entradas desde cajeros, evitando así las colas, mientras que los ciudadanos de Gijón, después de aguardar cola durante horas, nos tengamos que quedar sin concierto por su incompetencia.

Si ésta señora no esta capacitada para realizar sus obligaciones ruego que presente su dimisión.

Le saluda atentamente una ciudadana muy decepcionada.

Irene García Díaz
El Comercio Digital

Nota: Está confirmado al 95% un nuevo concierto de Joaquín Sabina en Gijón el día 11 de Diciembre. Más información en pocas horas.

sabina Actualización: Está confirmado el concierto para el día 11 de Diciembre de Joaquín Sabina en el Teatro Jovellanos, que por otra parte se ha comprometido a avisar con 48 horas de antelación la vía en la que van a ponerse las entradas a la venta.

29 Comments

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar