Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Categoría: Entrevistas

“Ni alivio, ni luto, ni carajo”

joaquin sabina

“Ni alivio, ni luto, ni carajo: estoy haciendo otra vez canciones”. Tras dar dos conciertos en el Teatro Caupolicán, el cantante español se explayó en su rueda de prensa acerca de su nuevo ánimo, su nuevo disco Alivio de luto, sobre cómo lo emocionó Bachelet y sobre lo que piensa de los jóvenes. “Los jóvenes no tienen un Bob Dylan de veinte años ni una Violeta Parra de veinte años”, dice.

Joaquín Sabina sobre la Presidenta Bachelet: “Me emocionó que una mujer laica, divorciada e hija de un militar muerto en la cárcel llegara al poder en un país como Chile”.

“¿Me vais a dejar fumar?”, parte preguntando Joaquín Sabina en su encuentro con la prensa. El tabaco es el vicio que conserva, ahora que es un hombre nuevo y que reconoce haber limpiado su pública afición a la cocaína para sustituirla por un inédito ímpetu en el oficio de dar conciertos y de hacer canciones, como las que pueblan su más reciente disco, Alivio de luto y las que está cantando en vivo en la Gira Ultramarina, que lo trae a Chile.

Me costó ponerme otra vez el chip y las pilas de hacer una gira. Hubo un par de años en que pensé que nunca más me subía a un escenario, no me apetecía. Pero Perú y Argentina nos han curado de todos los alivios de luto”, garantiza, flanqueado por Olga Román, Pancho Varona y Antonio García de Diego, sus músicos de cabecera. “La gente puede esperar un concierto caliente y que demostremos las ganas que le tenemos a Chile hace muchos años. Y puede esperar más de alguna sorpresa exclusivamente chilena.

Seguir leyendo “Ni alivio, ni luto, ni carajo”

18 Comentarios

Un tipo que escribe canciones

joaquin sabina

Se convirtió en un fenómeno de ventas. Lo siguen mujeres de todas las edades. El español trata de explicar qué está pasando con él y habla de su vida nueva, más cerca de la escritura de sonetos que de los excesos.

A él, justamente a Joaquín Sabina, no vengan a hablarle de números. Lo suyo son las letras, la dialéctica, el juego de la métrica, el pasatiempo de poner en versos su melancolía y de hilvanar artesanalmente las palabras. Pero claro, imposible no remitirse a las cifras de escritorio cuando en la Argentina se desató el fenómeno de la sabinomanía.

Veamos: tras cuatro años sin actuaciones en Buenos Aires, hará ocho Teatros Gran Rex que estarán atiborrados de 3.200 personas cada uno. Las 12.800 entradas para los primeros cuatro shows volaron en apenas seis horas y lo mismo ocurrió con la venta en el ciberespacio.

Ante la fiebre criolla, imposible no saber qué piensa el andaluz alguna vez tildado de “profeta del vicio”. Océano de por medio, atiende el teléfono en su casa de Madrid, bastante avergonzado por semejante veneración porteña. Quizá por eso el poeta que para todo parece tener una palabra, esta vez permanece en silencio, casi sin explicaciones convincentes para tanta locura.

El Gran Rex te quedó chico. ¿No era mejor, por ejemplo, cantar en Boca?

(Abre la charla con una carcajada). ¡Uy, ése es un viejo sueño que no sé si alguna vez se cumplirá! Alguna vez canté en la cancha de Ferro… Pero el Gran Rex me gusta mucho porque ya son años y al cabo de ellos se crea una especie de tradición, de liturgia, de ceremonia. Es mi teatro preferido. La verdad es que es como el sueño del pibe. Tal vez el tema de Boca no se pudo concretar porque yo no he empujado mucho. Porque no estoy en un momento en que me apetezcan las grandes multitudes. Me apetece más ese nivel intermedio del Gran Rex.

Por una entrada la gente hizo vigilia, acampó con el mate. Una mujer llegó a pedir desesperada que no la dejaran sin ticket porque tu música era la banda de sonido de su historia. ¿Cómo se explica?

¡Ay! Uno para mantener en orden su cabeza y su corazón tiene que fingir que no se entera de estas cosas. Si entra en el choluleo, en alguna gente que te considera algo así como un líder espiritual, entonces está perdido. Yo no represento a nadie, sólo soy un tipo que escribe canciones que ojalá calienten el corazón a la gente, que ojalá le pongan un hombro para llorar. Pero nada más. Realmente me siento mal por la gente sin ticket. He leído cosas por Internet. Pero nos pilla en un malísimo momento porque tenemos la agenda muy apretada. Realmente estamos pensando en hacer una popular grande. O volver pronto. Pero bueno… algo se nos ocurrirá.

Da vueltas al asunto pero no encuentra justificativo para elucidar la adherencia creciente de tantos argentinos a su música. Y la charla inevitablemente toma otros rumbos ligados con su buen momento personal, con este Sabina que ya no hace vida de “murciélago” en los bares sino que ahora trasnocha para encontrarse con la poesía. Pero no se trata de un típico golpe de misticismo, ni de un rotundo adiós a sus hábitos, sino de una rehabilitación progresiva con replanteos incluidos.

¿Cómo estás hoy, desapareció aquel luto del que hablás en el disco?

¡Si! El luto ya ha desaparecido. Llevamos ya casi 40 conciertos de la gira y eso cura de todo. Una vez que estás en el escenario, tienes que estar allí, no puedes huir. Y ésa es una terapia estupenda. Dicen que he resucitado, pero no, porque no he estado muerto. Lo que he estado era apartado. Estoy bien, no puedo usar la palabra feliz, es demasiado grande. Recuerdo la anécdota de un poeta francés al que una vez su amigo le dijo que era feliz y él respondió ¿Cómo puede usted caer tan bajo?. El último tiempo he estado viajando todo el tiempo, acabo de volver de Perú, de Cuba y de una gira por las Islas Canarias. Me gusta esa cosa anónima que tienen los hoteles, donde te puedes encontrar a las cuatro de la mañana con la persona más disparatada del mundo. Ahí puede salir una canción. La mayoría de las canciones hermosas son tristes, hablan de lo que no se tiene o se ha perdido.

Seguir leyendo Un tipo que escribe canciones

8 Comentarios

Una vida menopáusica

joaquin sabina

El andaluz abrió su corazón. Cómo nació y cómo sigue su relación de 8 años con Jimena Coronado, la peruana que, dice, le salvó la vida. La historia de la argentina con la que se casó por interés. Su nueva vida, después de tutearse con la muerte y de salir de años de depresión.�??Tuve otras relaciones largas como ésta con Jimena, aunque no tan exclusivas. Yo era monógamo, pero no fundamentalista�?�, cuenta.

Falta una hora para que Joaquín Sabina salga al escenario del Gran Rex, y en los alrededores del teatro flota la misma excitación que en la previa de un clásico de fútbol. Un patrullero estacionado en la puerta con la baliza encendida, empujones, apretujamientos, bares repletos, imitadores del cantautor que reparten los volantes de sus shows homenaje, vendedores que pregonan infinidad de artículos que siempre son �??de Sabina�?�. Tantos íconos alusivos a su figura despiertan la sospecha de estar ante un templo y de que el ser adorado no existe, por lo menos no en carne y hueso. Hace falta atravesar el hall y recorrer un pasillo laberíntico para llegar al camarín y comprobar que el (ex) crápula andaluz es real, y que conserva una amabilidad a prueba de todo, incluso de la lógica ansiedad prerecital. Un ligero temblor en las manos delata que, efectivamente, Sabina está un poco ansioso. Pero mantendrá una sonrisa casi permanente, que muchas veces se transformará en carcajada (valga una aclaración: la mayoría de las respuestas deben leerse con la aclaración �??risas�?� antes, durante o después). Flaquísimo, elegantemente vestido de negro, con la cara hinchada y los ojos cansados, algo tristes, los únicos rastros visibles de lo que vivió desde el 2001, cuando sufrió un infarto cerebral leve y, luego, una depresión que duró casi cuatro años. Con el mismo encanto que perfuma todas sus respuestas �??dan ganas de pasarse horas escuchando esa voz cada vez más aguardentosa- cuenta que un día se despertó con el brazo y la pierna derechos paralizados y, parissiene en una mano y trago en la otra, asegura que ahora fuma menos y que al �??whiskicito�?� lo diluye con mucha agua. Y resume la situación: �??Ya no me paso las noches en la calle, en los bares, sin dormir�?�.

Seguir leyendo Una vida menopáusica

7 Comentarios

Sabina: El oficio de vivir

joaquin sabina

joaquin sabina Después de haber pasado etapas de depresión tan profunda, ¿cómo vivís este renacer a manera de Ave Fénix?

“Primero se vive con miedo, da muchas vueltas la cabeza hasta atreverse a subir al escenario nuevamente, sobre todo cuando uno ha hecho las suficientes giras como para saber que es un estado muy vertiginoso. Pero luego, después de diez o doce conciertos (ahora llevamos casi 40), se empieza a reconocer el escenario como tu casa, los músculos se relajan y le agradece uno a los dioses paganos que le hayan dado otra vez la oportunidad”.

joaquin sabina Según dicen suele haber un momento de crisis antes de salir al escenario que se diluye una vez que comienza la función.

“Pero esta vez fue más duro porque estuve casi cuatro años sin subirme a un escenario y ni siquiera estaba seguro de poder aguantar la presión”.

joaquin sabina Después de esta etapa tan particular, ¿cuál es tu mirada sobre toda tu obra?

“Yo creo que no es aconsejable pasarse la vida oyendo los discos propios porque siempre encuentra que son una cagada. Lo mejor para la salud y la gimnasia mental es un cierto desapego, considerando las canciones como si las hubiera hecho una caricatura que no eres exactamente tú”.

joaquin sabina En “Pie de guerra” hablás de luchas y enfrentamientos entre opuestos y entre los que no parecen tan opuestos. En tu obra el espectador advierte una pelea interior entre el instinto de vida y el instinto de muerte, entre el placer de vivir y la atracción de la muerte.

“Creo que soy bastante pesimista con la cabeza, es decir no creo prácticamente en nada y sin embargo tengo un corazón optimista que me hace levantar por las mañanas y no parar de hacer cosas. Entre esa bipolaridad me he movido toda la vida”.

Seguir leyendo Sabina: El oficio de vivir

17 Comentarios

En Página 12

en pagina 12 �??La única vía que tenemos es la desobediencia�?�.El cantautor español se muestra sorprendido por la fiebre producida en Buenos Aires alrededor de su llegada. Y aunque sus problemas de salud lo obligaron a replantearse muchas cosas, sus convicciones no han cambiado. Hasta dice que, llegado el caso, se compraría un fusil para defender la Revolución Cubana.

Receta para parecerse a Joaquín Sabina: sea un buen alumno durante la infancia, sin descuidar su espíritu atorrante y enamoradizo. En la adolescencia, lea a Fray Luis de León, Jorge Manrique y César Vallejo. Mézclelos con Proust, Joyce y Marcuse. Luego corone su primera juventud tirando una bomba en un banco y revuelva todos los ingredientes. Verá que pronto la policía viene en su busca. Exíliese siete años en Londres. Transfórmese en cantautor y saque 17 discos durante los siguientes 27 años. Escriba y publique. Si sobrevive, tal vez consiga convertirse en alguien similar al tipo que �??acompañado de un cigarrito y un whiskicito al lao�?� habla de política y de música en la tarde madrileña.

A días de presentar en Buenos Aires Alivio de luto, su último trabajo, el entrevistado se muestra sorprendido por la fiebre del público local. �??Ante todo, quiero decir que me parece un poco disparatado lo que se ha generado con los próximos conciertos�?�, lanza el hombre nacido en Ubeda hace 57 años. Las localidades para los ocho shows que Sabina ofrece en el Teatro Gran Rex se agotaron en tiempo record, a un promedio de venta de 3000 tickets por hora. �??Yo había pensado en encuentros más intimistas. Aunque sería un malnacido si no me emocionara mucho saber que se ha generado esa especie de expectativa exagerada�?�, confiesa.

Seguir leyendo En Página 12

16 Comentarios

“Me asusta la Sabinamanía”

joaquin sabina entradas colas

Joaquín Sabina confesó que le asusta la “sabimanía” desatada en su honor en Argentina, donde los fanáticos cometieron cualquier locura por conseguir una entrada para acudir a uno de sus conciertos.

En entrevista con el diario La Nación, Sabina explicó que le atemoriza no responder adecuadamente al público.

“Por el tipo de espectáculo que estoy haciendo; me preocupa que genere tanta expectativa algo que nació para ser humilde”.

Joaquín realizará ocho conciertos en Argentina desde el 14 de marzo próximo hasta el 2 de abril, como parte de la gira internacional en la que está presentando su más reciente álbum, Alivio de luto.

La venta de los boletos para sus presentaciones fue récord, puesto que se agotaron en seis horas, se colapsó el servicio de adquisición por Internet y sus seguidores más fieles hicieron filas durante dos días a las afueras del teatro.

Sabina explicó que ese tipo de locura sólo se da en Argentina, porque aunque en España las entradas volaban, no fue la misma fiebre.

“No hay nada similar a la Argentina en el resto del mundo, y no pasa sólo en la música. Por eso todos los músicos que conozco adoran tocar en Buenos Aires, pero también por eso los psiquiatras se forran los bolsillos con ustedes”.

El cantante agregó que este mismo año espera realizar una segunda gira con Alivio de luto, pero con un concepto más desarrollado, con más músicos, más rock and roll y más masivos.

Adelantó que en el evento habrá temas de su más reciente disco, pero también una “antología” de canciones conocidas.

“Después de cuatro años sin subir al escenario no me parecía justo hacer eso que hacen algunos, que te dan el nuevo disco enterito sin compasión. Los primeros shows fueron duros. El cuerpo se me había relajado, me faltaban los trucos de oficio, encontrar dentro de ti las ganas. Era como un planeta hostil. Pero luego de 12 o 13 conciertos los músculos se relajaron y ya sentía que ese era el lugar en el que quería estar”.

Foto: Corresponsal en Argentina, Johana Santos

23 Comentarios

Entrevista en La Habana

la habana cuba joaquin sabinaJoaquín Sabina ha presentado en La Habana su libro de sonetos Ciento volando de catorce, en la XV Feria Internacional del Libro (tal y como hablamos aquí hace un mes) y se declaró “verdadero amigo de la Revolución”. Prometió volver para dar un concierto como “el que Cuba se merece”.

El cantautor Joaquín Sabina presentó el 12 de febrero de 2006 en La Habana su libro de sonetos �??Ciento volando de catorce�?�, editado en 2001, que publica ahora en Cuba la editorial Arte y Literatura. Sabina fue el invitado encargado de cerrar las presentaciones y lanzamientos de la etapa habanera de la XV Feria Internacional del Libro, que abrió sus puertas el 2 de febrero y a partir del 13 de febrero recorrerá 34 ciudades cubanas hasta el 5 de marzo.

Varios cientos de personas llenaron la sala Nicolás Guillén del complejo histórico Morro-Cabaña, una cantidad similar a las que quedaron fuera. Impresionado por la asistencia, mayoritariamente joven, Sabina señaló que “de una isla que los periódicos del mundo hablan poco y mal, deberían saber que la gente aquí hace avalancha por oír sonetos, por comprar libros, en un día de ventiscas”. Tanto la editorial del estado español, Visor, como el autor, donaron sus derechos para esta edición cubana. “En este caso no he cedido los derechos, he cedido los izquierdos” dijo Sabina.

El cantautor estuvo acompañado por el ministro cubano de Cultura, Abel Prieto del que dijo: “Abel es mi amigo antes y después de ser ministro y no todos los países tienen un ministro tan buen ministro, carajo”.

Sabina, que ha hecho alabanzas y críticas a Cuba dijo: “Mi relación con Cuba de hace muchos años es la historia de mi juventud, es el sueño del pibe, de mi generación”, y expresó que “los que fueron novios de Cuba” resultaron ser después “amantes aburridos”, pero él se declara “amante apasionado” de la isla y como buen amante “a veces me peleo con ella”.

Joaquín fue obsequiado con una tarta durante el acto, ya que el día del acto fue su 57 cumpleaños y dijo: “El mundo está lleno de gente que canta mejor que yo, que escribe mejor que yo, más joven que yo, más guapa que yo, incluso, que coge mejor que yo. Pero creo que nadie ha elegido jamás mejor que yo el sitio y la gente con que celebrar su cumpleaños”.

Joaquín Sabina, que se exilió en 1970 por el oscurantismo y la represión franquista, prometió regresar para dar un concierto. Durante el cálido acto exclamó: “Cada vez que Cuba me llame aquí estaré”.

3 Comentarios

En El Mundo

el mundo

Cuando le dieron el Oscar a Almodóvar, éste advirtió que estaba pensando en inventarse alguna enfermedad para acallar las envidias y que no le atacaran demasiado, que el éxito excesivo traía muchos problemas.

La anécdota le encanta a Sabina, que después de ver la muerte a una distancia no demasiado prudencial está muy sensibilizado con el tema y comenta: «Sí, sí, efectivamente, lo mío de la isquemia ha sido una estrategia de marketing de mi compañía, estaba todo perfectamente estudiado». Lo dice con una seriedad tan convincente, es su aspecto tan magnífico, que una llega a preguntarse si realmente será así cosas más raras se han visto en la industria del rock, pero al rato no cabe duda.

Seguir leyendo En El Mundo

3 Comentarios

En Interviú

joaquin sabina

Si hace tan sólo unos meses le hubiesen asegurado que tendría un espacio propio en una revista para ponerle orden al caos y viceversa, se habría partido de risa. Pues bien, el indomeñable Joaquín Sabina, alérgico como ninguno a los compromisos y servidumbres, comienza la próxima semana a diseccionar la actualidad en interviú, valiéndose del verso -sonetos, coplas…- y con un título de sección que habla por sí solo: Esta boca es mía.

Seguir leyendo En Interviú

8 Comentarios

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar