Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Autor: SabinaWeb

¡Que bueno era!

joaquin sabina

Que no falte un buen pisco en mi velorio
ni un jalisco chingón de despedida,
respirar es un lujo transitorio
hay vida más allá pero no es vida.

Evitadle al fiambre, ¡Que bueno era!,
el rip de la portera y el pariente,
el gori-gori de la plañidera
que no tenga mi cuerpo tan presente.

Quise viajar a todas las ciudades,
divorciarme de todas las casadas,
robarle al mar su agónico perfume.

Y apuré, vanidad de vanidades,
después de demasiadas madrugadas,
el puré de cicuta que resume.

Poema: ¡Que bueno era!
Año: 2000
Letra: Joaquín Sabina

1 Comentario

De pie sigo

joaquin sabina

Ni abomino del mundo por sistema
ni invierto en los entuertos que desfago.
El aire que respiro es un problema
que no tienen los muertos. Cara pago

la prorroga roñosa de la vida
con su ya, su enfisema, su albedrío,
sus postres con tufillo a despedida,
sus álamos, su prótesis, su río.

De pie sigo, lo digo sin orgullo
pero con garapullos de cobarde
que todo espera porque nada es suyo:

el sabotaje de las utopías,
la amnistía que llega mal y tarde,
el chantaje de las radiografías.

Poema: De pie sigo
Año: 2000
Letra: Joaquín Sabina

Comentarios cerrados

Otra vez en Madrid

joaquin sabina

Otra vez en Madrid, de matinada,
desenchufado, lúgubre, beodo,
dueño de mi, quiero decir con nada,
fuera de tí, quiero decir sin todo.

Otra vez con el tic estrafalario
de embridar taquicardias cimarronas,
otra vez sobornando al calendario,
otra vez blanqueando las neuronas.

Otra vez las abyectas navidades,
con su almidón, su nuera, su chupete,
su turrón de xixona y su maceta,

y Mama Inés contando necedades,
y las noches de paz, apaga y vete,
y el billete de ida a otro planeta.

Poema: Otra vez en Madrid
Año: 2000
Letra: Joaquín Sabina

2 Comentarios

¿A quien hay que matar?

joaquin sabina

A menudo lo noble no es lo bello
ni el camello peor el más barato,
calizas son las manos de pilato,
de ceniza el tumor de tu cabello.

El caballero la prefiere tonta,
las mademoiselles nos quieren poderosos,
así que, monta tanto – tanto monta,
hombre y mujer… que atajo de tramposos.

¿Golfa, hermosa, ilustrada, casadera?
¿a quien hay que matar? no lo permita
la ermita de las pecas del pecado.

Mejor hacerse fraile o tortillera
que encoñarse con una serranita
que te devora sin probar bocado.

Poema: ¿A quien hay que matar?
Año: 2000
Letra: Joaquín Sabina

2 Comentarios

Matar las tardes

joaquin sabina

Esta no es la embajada del reproche
ni el vademécum de lo que perdí,
para que llueva, para ser de noche,
es condición sine qua non to be

or not to be, como intuyó el bolero
calavera de un príncipe danés,
se equivoca la urgencia y el te quiero
que no vuelve la ausencia del revés.

Escribo solo para matar las tardes,
por no ponerme a deshacer maletas,
por no arrastrarme por las estaciones,

por no andar, como el rey de los cobardes,
mustio, con un ramito de violetas,
en el sepelio de las decepciones

Poema: Matar las tardes
Año: 2000
Letra: Joaquín Sabina

Comentarios cerrados

De catorce

joaquin sabina

Denle al lector recién desembarcado
sano en tal puerto el Nóbel en agallas;
lo cierto es que esta playa me ha salvado
la vida que perdí en otras batallas.

Cuajé novillos, orillé la escuela,
defraudé tanto al santo sacramento
que, apunto de firmar la última esquela,
me sabe el paladar a testamento.

La carne se hizo verbo transitivo,
la semántica impúdica alambrada
que separa a Bill Gates del Rey de Orce.

¿Mi lema? no me queman luego escribo,
mi tormento el acento y mi coartada
estos ciento volando de catorce.

Poema: De catorce
Año: 2000
Letra: Joaquín Sabina

2 Comentarios

Consejeros colchoneros para Beckham

joaquin sabina

Para la Spice Madrid apesta a ajo,
Concha Espina, a David, le sabe a coño,
las Loos chupan merengues a destajo,
Nuria Ber hace el oso sin madroño.

¿Fashion?, paren la liga que me bajo.
¿Brooklin, Romeo? Qué par de dos retoños.
Que manden a sus papis al carajo,
primaveros mimados del otoño.

Y, sin embargo, si se relajara
la Vicky y si el inglés se la tirara
y el Ritz más que galaxia fuera nido,

se comerían vivo al Osasuna
y al Mónaco y al Depor y ninguna
le tocaría la polla a su marido.

Poema: Consejeros colchoneros para Beckham
Año: 2004, Interviú
Letra: Joaquín Sabina

1 Comentario

Desastrones al poder

joaquin sabina

Curada la resaca de la boda,
fundidas las bombillas Pascua Ortega,
queda la flor marchita de una moda
Pertegaz que se pasa y nunca llega.

Madrid entre los dioses y las furias,
lujo y penuria de las buenas gentes
que aplauden a los príncipes de Asturias
y lloran en Atocha a los ausentes.

Viva la poca fe sin protocolos,
fuera la hoja de parra del cristiano,
muera la muerte en traje de etiqueta.

Al fin y al cabo, primo, estamos solos,
lo desastrón mejor que lo Mecano,
por cierto… la más guapa, Simoneta.

Poema: Desastrones al poder
Año: 2004, Interviú
Letra: Joaquín Sabina

Comentarios cerrados

Ripiado de Palacio

joaquin sabina

Rodeado de poetas, como Ángel González, Luis García Montero y Felipe Benítez Reyes es facil hacer maravillas como el ripiado que dedicó a la futura reina de España, Letizia Ortiz.

Aquí viene el ripiado, lleno, como siempre, de ironía:

¿Qué filtro de amor, Letizia,
qué palaciega delicia
te sedujo, corazón?

Ayer le puse dos velas
negras a Rouco Varela
por bendecir la función.

Y, sin cambiar mis principios
tricolores, estos ripios
quisieran, princesa Ortiz,

decirte en esta balada
que ya no hay cuentos de hadas
que tengan final feliz.

Menuda bronca has formado
por haber desolterado
al heredero de Orce;

lo que el gana yo lo pierdo,
¿boda del siglo? De acuerdo,
pero del siglo catorce.

Princesa, que anacronismo,
este gigante es el mismo
que derrotó a don Quijote.

¿Para qué sirven los reyes
si no les rozan las leyes
ni el hambre ni el chapapote?

Dile a tu suegra Sofía
que imite a doña María
y aplauda a Curro Romero.

Rostropovich mola mazo,
pero el pueblo es un pedazo
de pan tosco y zarzuelero.

¡Viva Azaña! repetía
la España maldecía
monarquías de quita y pon.

Procura que don Felipe
entre polvo y polvo flipe
con Borges, Larra y Platón.

Bajo la tiara de espinas,
háblale de tus vecinas,
tormentos y desvaríos

al principito del cuento
que se aprendió el argumento
y nunca ha pasado frío.

Agárralo por el talle,
ponlo en mitad de la calle
disfrazado de bufón,

de moro sin pasaporte,
de cortesano sin corte,
de sueño de la razón.

Dile que las divorciadas
no creen en esas bobadas
de la princesita tonta.

la Sartorius se quedó
corta y la nórdica no
supo hacer de Pocahontas.

Háblale de usted a tú,
dile que la sangre azul
cuando sangra es bermelona;

que se mezcle con la gente,
que no sea tan indolente,
al peso de su corona.

La familia es un sorteo,
Julieta besa a Romeo
por no cortarle las alas.

Pobrecita lady Di,
que quiso cambiarle el chip
al RIP de Buckingham palace.

Y ojo con la canallesca
lisonjera que arma gresa
según afines la nota.

Madrid bien vale una misa
¿o era París? con las prisas
ni Peñafiel mira el Gotha.

La corte de los milagros
parece un corral de Almagro
sin Lopes ni Calderones.

Ojalá que los Ortiz
maquillen con su barniz
ilustrado a los borbones.

Cristínate, elénate,
Leti, urdangarínate,
pero sin marichalarte.

Nadie compra los secretos
de aquel marido discreto
que no es juez siendo tan parte.

Sin ponerme en tu lugar
quisiera que por jugar
compartieras la primicia

de que aquel rojo menos chic
alce su trago de Dyc
para brindar por Letizia.

A Letizia Ortiz y la Boda Real

Poema: Ripiado de Palacio
Año: 2004, Interviú
Letra: Joaquín Sabina

joaquin sabina

Bendita señá Leticia, la «queli» de un tal Erquicia que ayer os arrejuntó. A más de un republicano los dedos de entre ambas manos juntas nos emocionó, y sin cambiar de bandera, de dios ni de trinchera, quisiera princesa Ortiz decirte en esta balada que ya no hay cuentos de hadas no abunda el final feliz.

Vas a comértelo crudo porque la ley del embudo se venga de los que son discretos y menestrales cuando en los fastos reales no tienen invitación. De corazón te lo digo, no tengo ningún amigo que no te quiera querer, y eso que somos tan rojos que quemamos los rastrojos del fuego que pudo ser.

¿Por qué carajo te escribo? First of all porque estoy vivo y no me pienso morir. La Sartorius se quedó corta y la nórdica no supo hacer de Pocahontas. Hablemos de usted a tú, dile que la sangre azul cuando sangra es bermellona, que se mezcle con la gente, que no sea tan indolente al peso de su corona.

Lo que no entiendo Letizia es que cambies la noticia por lo que dicta el dictado, ordenanzas, escalofrío no te bañes en el río de un corazón programado.

Las faltas de ortografía que desdeña la poesía a mí me la ponen dura, y esa zeta de Letizia es la falta y la «delizia» de una «carizia» madura. No reines sobre el olvido ¡como entiendo a tu ex marido abreviado y extremeño! Defiende tu pedigrí, no abuses del bisturí, lo más grande es lo pequeño, la familia es un sorteo, Julieta besa a Romeo por no cortarle las alas.

Un Larra en una botella le regaló su doncella a Felipe el doliente. La corte de los milagros parece un corral de Almagro sin Lopes ni Calderones. ¡Ojalá que los Ortiz maquillen con su barniz ilustrado a los Borbones!

No escuches a los modistos que no se pasen de listos los más tontos de la escuela, mejor Rembrandt, Garcilaso, Groucho Marx, Einstein, Picasso, Woody, Piaf, Chavela. Muda el esquilón de buey. Ni quito ni pongo rey pero ayudo a su señora ¡Trágala! ¡Viva la Pepa! Métanles donde les quepa el rosario de la aurora.

Cristínate, Elénate, Leti. Urdangarínate pero sin Marichalarte. Nadie venda los secretos de aquel marido discreto que no es juez siendo tan parte.

Que sigas siendo tan guapa y que hagas tu labor de zapa más deprisa que despacio, y déjame terminar abusando de lidiar el Ripiado de Palacio.

Joaquín Sabina

6 Comentarios

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar