Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Joaquín Sabina: “Soy solitario, pero cuando la soledad viene impuesta es muy inoportuna”

sabina, 2017

Palabras de Joaquín Sabina

Agradece a los pocos que le quieren que no le dejen perderse solo por si disparata. ¿Cuál ha sido su mayor disparate?

No tengo llave de mi casa, no tengo tarjetas de crédito, porque cuando salgo tiendo a disparatar y puedo acabar durmiendo en el peor de los jergones, si no en la calle, y con las peores compañías, que son las mejores. Aunque parezca difícil de creer, tengo aquí en mi casa una colección de agentes, entre la KGB y la Gestapo, que me tienen cuadrao que te cagas, yo no me quejo mucho porque sé que me viene bien porque alguna vez me han pasado cosas muy raras.

¿Se hubiera podido escribir La canción más hermosa del mundo en 140 caracteres?

Ah, no, no, no, no. Yo no tengo Twitter, no sé lo que es Facebook, no tengo ordenador, no sé usarlo, no tengo teléfono, muchos no se lo creen…, y soy moderadamente feliz. Aun sabiendo que me pierdo algo, desde luego lo que me pierdo no son las redes sociales, que son el redil donde ha ido a parar lo más miserable de cada país.

¿Algún disparate antiguo que sea confesable?

No me deja mi señora.

¿Se aproxima la Tercera Guerra Mundial?

Ya está aquí.. no son guerras como las de antes, ahora hay aparatos que tiran una bomba sin que el piloto corra ningún pe- ligro porque ni siquiera hay piloto. Antes he nombrado países donde nadie se exi- liaría porque son países muy locos, muy disparatados, con unas incertidumbres políticas tremendas, pero están muy vi- vos, la gente vive de verdad, no está tan pendiente de las redes sociales o de la marca de la camisa que llevas. Se baila de verdad, no hay más que verlos, se bebe de verdad, se llora de verdad, se folla de verdad; y aquí parece que es todo un si- mulacro de algo.

A sus casi sesenta y diez, ¿le sigue hablando a esa amante inoportuna que se llama soledad?

Sí, claro. Yo soy infnitamente más solitario de lo que la gente piensa; pero cuando te viene impuesta porque esa hija de puta se ha ido con otro, no, ahí es inoportuna total.

¿Qué tal se lleva con sus chicas del pasado?

Las sigo viendo y queriendo. Y siempre me ocupo, más que cuando eran novias. Me llevo bien con casi todas, no tengo enemigas, solo alguna a la que le he per- dido la pista por problemas de ella, por haberse metido en historias demasiado sórdidas y haber desaparecido sin que sepamos dónde ni cómo.

No te pierdas la entrevista a Joaquín Sabina que esta semana publica la revista Interviú, donde escribió más de cinco años un columna semanal, y ahora, cuando cada día está más cerca el disco “Lo niego todo”, le entrevista.

Palabras de Joaquín Sabina

Niega al profeta del vicio, al juglar del asfalto y la leyenda del bala perdida. ¿Reniega de sí mismo?

He tenido que tragarme ese tipo de titulares. La primera vez que fui a Chile, un periódico decía: “Llega el profeta del vicio”. Y pensé: “Estos me sobrevaloran muchísimo”. He usado todos esos tópicos, esas caricaturas, cursiladas como el juglar del asfalto, para burlarme un poco, como quien se mira en el espejo, se ve decrépito y le saca la lengua. Era un juego divertido, confesional pero paródico.

En su disco lo niega todo, incluso la verdad. ¿Ahora también es usted político?

Político, pero no correctamente. Soy antipolítico de la corrección política que nos está llevando a cogérnosla con papel de fumar. Ya no puedes hacer una risa sin estar en el índice de chistes prohibidos. Reniego profundamente del nosotros y nosotras todo el tiempo, cuando el idioma se ha inventado para hacer las cosas más fáciles.

En Lágrimas de mármol recuerda el ictus que sufrió en 2001, al que bautizó como el Marichalazo: “Me tocó bailar con la más fea y viví para cantarlo”. ¿Qué se siente al compartir pareja de baile con el exduque?

Yo bailaba bastante mejor (risas). Es una canción que me costó mucho hacer porque era sobre envejecer, que a mí no me gusta nada. Entonces me propuse hacerla, pero pensé: “¿Quién carajo quiere oír una canción sobre envejecer?”. Y al final creo que dándole un ritmo que no era tan triste como la letra la canción quedó medio bien. A mí los versos que más me gustan, y no lo digo por provocar, sino porque me pareció un hallazgo, son: “Acabaré como una puta vieja hablando con mis gatos”.

¿Acabará así?

Yo ya soy una puta vieja, rodeada de gatos. A mí no me da ningún miedo la muerte, me asusta el deterioro, dejar de ser quien eres, quedarme ciego y no poder ver, como le pasó a Borges. Por lo pronto me voy a meter en una gira de cien conciertos en varios continentes y claro que me da miedo, pero creo que la puedo hacer. Llegará un momento en que no pueda y entonces recurriremos a la eutanasia, que es una cosa muy estupenda (risas).

Abre gira en Úbeda, su ciudad natal, el próximo 9 de junio. ¿Hay que volver al origen para reinventarse?

No debiera uno; a mí me gusta ese verso de “al lugar donde has sido feliz no debieras volver nunca”, el tiempo habrá hecho sus destrozos. Pero después de muchos años de llevarme muy mal con los sucesivos ayuntamientos ubetenses, resulta que ahora hay una alcaldesa, una chica que se ha hecho amiga mía, que me parece estupenda, y voy a colaborar con ella en todo lo que pueda.

¿Lo mejor para la pereza es la música de Leiva en su nuevo disco?

Lo de Leiva ha sido más que eso, ha sido un milagro. Yo no esperaba encontrar a un chaval con treinta años menos que yo que conociera tan bien cómo soy y las canciones que he estado haciendo y que les diera el traje a medida que yo verdaderamente necesitaba. Me llenó de un entusiasmo que no sentía por lo menos desde 19 días y 500 noches.

“El tiburón de Hacienda, confiscador de bienes, me ha cerrado la tienda, me ha robado el mes de abril”. ¿A usted le roban 30 días y a otros ni un Rato?

Si en España hubiera unos servicios estupendos y no hubiera recortes en los hospitales, si la enseñanza no fuera la mierda que es, cuando nos persiguiera Hacienda pagaríamos encantados, sobre todo los que ganamos un dinero suficiente. Pero esas amenazas desde el Parlamento, diciendo quiénes eran los Depardieu y quiénes no, ese modo de hacer las leyes nuevas con efecto retroactivo, que es mi caso; porque claro, yo entiendo que a gente como Monedero le digan: “Usted no puede tener una sociedad porque es un tipo solo que da conferencias”, pero yo viajo con 32 personas y llevo las luces y el sonido. Y sí, tenía una sociedad.

En concreto, ¿de qué le acusa Hacienda?

Me han cambiado lo que pagaba por sociedad y me lo han puesto como persona física, lo cual es un pastón.

¿Cuánto dinero le reclaman?

Ya he pagado dos kilos por dos años, pero ahora, como han visto que había de dónde sacar, me han vuelto a hacer otra inspección por otros años distintos. No me he quejado, eh, pero claro, le hago una canción.

¿Ha recurrido?

Sí, y parece ser que hay muchas posibilidades de que ganemos una parte. Pero no me ha pasado solo a mí, el otro día un cantante admiradísimo por mí, no diré el nombre, me lloraba diciendo: “Es que se han llevado todo lo que tenía, todos mis ahorros”. Le ha pasado a los actores, a los cantantes… a todo el mundo.

¿Es el Gobierno actual la Santa Inquisición fiscal de la cultura?

Los artistas nos sentimos directamente perseguidos. Y fue desde aquello, desde los actores contra la guerra; les entró una manía persecutoria que te cagas, con lo bien que quedaría Rajoy yendo un día a un estreno de teatro, ¡un día! Otro día, a hacerse una foto en el Museo del Prado, que no cuesta tanto. Es impresionante, lo único que lee es el Marca

El artículo Joaquín Sabina: “Soy solitario, pero cuando la soledad viene impuesta es muy inoportuna” fue publicado el 27-02-2017, ha sido leído 38.028 veces. Queremos conocer tu opinión, recuerda que los comentarios están sujetos a las normas de participación
www.entradasyconciertos.com es la web dedicada los eventos musicales y deportivos alrededor de todo el mundo. Hazte un regalo y compra tus entradas para los conciertos de tu ciudad. En 2017 y 2018 están de gira de conciertos los Rolling Stones, U2, Ricardo Arjona, Joaquín Sabina, Bruno Mars.. y mucho mucho más :)

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar