Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Mes: Noviembre 2006

Soneto en Babelia

joaquin sabina

A los quince los cuerdos de atar me cortaron las alas,
a los veinte, sin mili ni altar, naufragué por las malas,
Edimburgo no era Mary Quant, Portobello era un ghetto,
tricolor boina de libertad para un hippie paleto.

Un okupa tan desocupado en corral tan ajeno,
debutando en los juegos de azar del amor al veneno,
nunca supe afinar la guitarra que duerme conmigo,
la hormiguita expiró, la cigarra sabrá lo que digo.

Georges Brassens me regaló una puta, Dylan un sombrero,
Paco Ibáñez una hoja de ruta, Chavela un te quiero,
luego Krahe, Silvio, Pablo, Aute, Louis Armstrong, Chico, Violeta,
me dijeron cantar con el coño es abrir la bragueta.

Yo venía de oír a Quintero, León y Quiroga,
Atahualpa, Chabuca, Discépolo, el Nano sin toga,
una pierna en el rock y la otra en mi Bola de Nieve,
José Alfredo me dio su razón demagógica y breve.

El inglés me pilló a contrapie (pero Lou Reed y Cohen)
la Mandrágora me rescató del borrón del PSOE,
luego quise lavar sin Colón mi son ultramarino,
el hip hop de mañana dirá lo que diga el destino.

Al final todos tienen derecho al swing y al pataleo,
a Machín, a Manolo el del bombo, a Bisbal, al perreo,
juglaría, mester contumaz de cantor vagabundo,
yo quería escribir la canción más hermosa del mundo.

Puerto Rico, noviembre 2006.

Poema: Soneto a Babelia
Año: 2006, Babelia (Suplemento de EL PAIS, en el especial “Palabras para una música, 50 años de canción de autor”).
Letra: Joaquín Sabina

8 Comentarios

Caribeando

joaquin sabina

Llevo un mes largo sin sufrir la tele
basura de las ínfimas españas,
por no doler ni la distancia duele
si el diapasón se cura las legañas.

Santo Domingo, Quito, Bogotá,
Costa Rica, San Juan, Guadalajara,
ufano de esquivar la mascletá
con mi bombín de cholo tarahumara.

En medio, Lima, cómplice rodeo
donde pegar la hebra con mi gente,
Rosario, Córdoba, Montevideo,
esta boca es más mía, calle Corrientes.

¿Volver al foro? Para nochebuena
por no manchar liturgias familiares,
Carmela manda un huevo y la otra nena
duquela más que yo por soleares.

Cada noche el caribe solivianta
mis ganas y mis dudas frente al toro,
si falta voz el corazón aguanta,
si falla la garganta canta el coro.

Hotel Jaragua, noviembre de 2006

Poema: Caribeando
Año: 2006, Interviú
Letra: Joaquín Sabina

2 Comentarios

Fito Páez: “Sabina es un mentiroso profesional”

joaquin sabina fito paezEs sabido: después del disco que hicieron en forma conjunta, Enemigos íntimos, la relación entre Fito Páez y Joaquin Sabina no quedó en excelentes términos. Sin embargo, decidieron mantener una aparente diplomacia el uno con respecto al otro; hasta ahora.

Durante su paso por México para presentar su flamante El mundo cabe en una canción, Fito Paéz realizó algunas declaraciones lamentables sobre su colega y lo calificó de “mentiroso profesional”, en respuesta a una cita que pertenece a una canción del español, Cuando me hablan del destino, incluída en el disco Dimelo en la calle. Allí el cantautor dice: “Charly no tuvo un detalle ni Fito un ¿qué necesitas?”.

Al principio, el rosarino optó por la discreción cuando se le preguntó sobre el distanciamiento del español: “Soy un caballero. Si él anda diciendo cosas, es su asunto”. Pero en forma inmediata remató con jugosas declaraciones: “Joaquín es un mentiroso profesional; es como una novia borracha“, señaló.

Pero esto no fue todo, ya que también tuvo oportunidad de volcar su opinión sobre el actual estado de la música latina. Y no fueron elogios precisamente. El cantante y pianista expresó que la música latina está en crisis y que el tan mentado “boom latino” encabezado por Shakira “sólo es un producto del ‘mainstream’, es un género híbrido que no tiene historia. Esa música es más producto”.

65 Comentarios

Penúltimos de Ultramar

joaquin sabina

I]

Bogotá bogotana colombiana,
rincón de César, cumbia y cante jondo,
Gabita con sangrita, prima hermana,
paisana Comalita de Macondo.

Desanduve al revés este pendejo
confín del tiro a dar y la ambrosía,
del tuerto López, Mutis, don Vallejo,
viejo verde, lunar melancolía.

José Arcadio Maldía Bonaparte,
caracol, cara al sol que menos muerde,
anoréxicas gordas fray Botero.

Shakiras, Juanes, ni Garzón ni parte,
Envigado que gana cuando pierde,
Cartagena de Indias, misionero.

II]

Xochimilco es Venecia sin palacios,
Buenos Aires París en duermevela,
Guasingtón el Dorado con batracios,
Costa Rica más tica con Chavela.

Quito es el Cuzco más ecuatoriano,
donde conduzco por la intravenosa
América �??la vena de mi mano�?�
pensó Colón pensando en otra cosa.

Queda Santo Domingo, Puerto Rico,
pasito, son, bachata y el perico
ripiao del cacao ultramarino.

Por no contar las tres canchas de Boca,
cantar con Diego sin tocar la coca,
¿luego? Mas Perinet, Serrat amb vino.

Poema: Penúltimos de Ultramar
Año: 2006, Interviú
Letra: Joaquín Sabina

Comentarios cerrados

“La vida sin una copita se me hace insípida”

joaquin sabina Vuelvo a la Calle Melancolía, esquina Tirso de Molina, cinco años más viejo”, escribe Javier Menéndez Flores en Sabina en carne viva (Ediciones B). Este periodista, que debutó en el ruedo literario con una biografía de Joaquín Sabina ha vuelto, un lustro después, a desgranar los últimos años del cantautor canalla, tiempo en el que este reconoce haber dejado las drogas. El músico, sin embargo, no ha prescindido del alcohol. “La vida sin una copita se me hace incolora, inodora e insípida”, confiesa.

Más de 400 páginas dan para mucho y ahí el cantante muestra su lado más humano. Habla de política, de la fama, del infarto cerebral que estuvo a punto de costarle la vida, de la muerte -“¿acaso hay alguna otra cosa a la que temer?”, pregunta- y de su relación con las drogas.

En un capítulo titulado “Con lo que ha sido esta nariz”, el cantautor trata su idilio con las drogas. Reconoce haber tenido una intensa relación con la “dama blanca”, la cocaína. “Yo nunca he negado que me metiera rayas a diario”, afirma. “Pero tal vez soy más borracho que adicto a la cocaína, porque mientras a mi alrededor mataban por un raya, yo no lo hacía”, dice cuando Menéndez Flores le pregunta si se puede decir que ha sido cocainómano.

La madrugada del 24 de agosto del 2001, Sabina fue ingresado en una clínica de Madrid tras sufrir un infarto cerebral que hizo que en muchos medios de comunicación le dieran horas de vida. Su afición a la droga fue la causa principal. “Yo tengo 55 años y no tengo la menor intención de morirme, pero sí he llegado a estar ahí, en una zona de mucho riesgo”, afirma. A lo que añade: “He podido dejar las drogas sin grandes conflictos”.

En cuanto a la influencia de sus adicciones en la música, la droga ha sido determinante para la creación de algunos de sus discos. “Todo lo que me he metido y todo lo que me he bebido se volcó en las canciones. … El último disco que hice con coca fue 19 días y 500 noches “.

Después de su paso por la clínica madrileña, una depresión, a la que él se refiere como “una nube negra”, hizo que Sabina se encerrara en su piso intentando evitar cualquier compromiso. “Estuve así como un año y medio o dos años, sin ganas de, con un rechazo radical a todo lo que significara escenario y compromisos públicos”. Pero confiesa que aquella etapa, en la que solo veía a sus seres más queridos, le sirvió para acercarse más a sus hijas: Carmela y Rocío, de 17 y 15 años. “En los últimos tres años he sido el padre que antes no fui. La verdad es que si para algo me sirvió la enfermedad fue para estrechar lazos con mis hijas”, afirma.

En septiembre del 2005, Sabina reapareció en los escenarios con su 16º disco, Alivio de luto , y poco antes llamó a Menéndez para desnudarse por completo. “Algo de resurrección sí que hay por la sencilla razón de que me he pasado los últimos tres años encerrado”, dice.

3 Comentarios

Entrevista en “La Jornada”

joaquin sabina

México, como siempre, a aprender, afirma Joaquín Sabina. “La melancolía es ese terreno hecho de sal, pimienta y poquita azúcar, donde mejor crecen las canciones, los amores, los besos y la poesía“.

¿Cree que algún día el diccionario detenga las balas?

– No creo que el diccionario detenga ninguna bala.

¿Qué lo atormenta de México?

– No hay más que salir a la calle. Ver el caos, todo junto.

¿Imagina su vida como poeta, en lugar de cantautor?

– A mí la palabra cantautor siempre me pareció inventada.

Maestro…

– Si me dices maestro me salen canas.

Seguir leyendo Entrevista en “La Jornada”

17 Comentarios

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar