Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Rompiendo bastones

joaquin sabina

Para reírse de sí mismo aparece en el escenario con paso lento, teatralmente encorvado y con bastón. Apenas un par de canciones después, Joaquín Sabina canta erguido, se mueve nervioso y rompe esa muleta, en la que aparenta sostenerse, a golpes contra el suelo. El paripé de vejez y cansancio desaparece antes de que el recital cumpla diez minutos de vida. Ni rastro de agotamiento vuelve a sacar la nariz en lo que resta de velada. La canciones, cuando el público las conoce, ya no se cansan nunca y el autor que las parió vuela sobre ellas, confiado. Juega con todas las ventajas que los espectadores conceden a los mitos, a esos que se va a ver con la vocación de contarlo, con la intención de recodar el manido «yo estuve allí». Cuando se alcanza ese status, que en la música española disfrutan media docena de artistas, el cariño se paga por adelantado y todo los afectos están tendidos como alfombras, a la entrada.

A estas alturas de vida y carrera, el de �?beda se sabe un superviviente y se limita a coleccionar momentos, a regalarlos. Con ese espíritu apareció sobre el escenario. La complicidad la traía puesta y compromisos, los justos. Ni siquiera los propios respetó. Reservó el arranque de su concierto a las cuatro canciones que más le deben gustar de su último disco, Alivio de luto, y comprobó que sus fieles aún le acompañan (corearon Pájaros de Portugal), que no sólo se alimentan de melancolía.

Pero una vez demostrado que tiene canciones frescas, juega con los tiempos como quiere. Viaja de los años 80 al siglo XXI con la certeza de que los presentes acogen sus letras sin pedirles el carné de identidad, sin pararse a recordar en qué época las descubrieron. Da igual, les han acompañado desde ese momento, tanto si hace 25 años como si es de hace diez meses.

Antes de la media hora, ya sonaba Calle melancolía. Antes de que cualquiera pudiera dudar, se mostró peleón y pendenciero. Se declaró rojo (con los tiempos que corren) y mentó a Jiménez Losantos.

Ni siquiera tuvo que extenderse en la oratoria que separa una canción de la siguiente y que, cuando se trata de este tipo de figuras, los asistentes esperan con interés. Le bastó saludar a Don Carnal, insultar a Doña Cuaresma, evocar La Viña, el Pay-Pay o el Pópulo para mostrar que conoce un terreno que frecuenta de forma anónima cada vez que puede y en buena compañía. Como confesión ante los comentarios, aseguró que la Bahía empieza a ser «esa patria que nunca tuvo ni quiso» y lanzó dedicatorias a varios de sus muchos anfitriones, Felipe Benítez Reyes y Juanjo Téllez, en sus frecuentes escapadas literarias en Rota. «Amigos de versos, vino y charlas», les definió.

El aforo (lleno en las 2.500 personas que aceptaba) tuvo la dimensión exacta, como la voz del jiennense, que suena tan firmemente rota como siempre, sin rastro de ese agotamiento que se empeñó en remedar al inicio. El de Cádiz de anoche era el concierto número 50 de la Gira Ultramarina: «En Gijón pensaron que no iba a pasar del cuarto» volvió a burlarse Sabina de los que fueron a verle con el recuerdo de su grave enfermedad.

Si ese susto le ha regalado algo es vitalismo, ansiedad por aprovechar cada uno de esos 50 momentos que lleva regalados. Si alguna vez le faltó atrevimiento, ahora lo tiene sobrado. Interpretó Nos sobran los motivos minutos antes de coquetear con el rock guitarrero en Conductores suicidas. Fue capaz de fundir, sin pausa, en una especie de popurrí tan oportuno, Quién me ha robado el mes de abril con uno de sus últimos temas. Hasta la copla irrumpió de la voz de la inseparable Olga Román.

joaquin sabina

Esos bastones de talento (el de la cantante de voz líquida, el de García de Diego, el de Pancho Varona) sí que sostienen al cantautor en el escenario. Pero ese recurso nada tiene que ver con los años, el desgaste ni las dolencias, es una suma de capacidades que los seguidores de Sabina disfrutan desde hace años y sin el que su poesía tendría menor melodía. Esas colaboraciones de lujo están, desde siempre, conservadas en vinilos, en CD y en conciertos grabados en vídeos y memorias.

El papel de estos músicos en las canciones del autor es tan destacado que tienen sus momentos de protagonismo individual. El coral lo sostienen de principio a fin, como esos actores secundarios sin cuya presencia sería imposible entender ciertas películas.

La comunión de las casi 3.000 almas que anticiparon (o modificaron) el final del Carnaval se mantuvo hasta el adiós. Las gradas y la pista cubierta de sillas (inservibles excepto en el caso de las primeras filas) cantaron Que se llama soledad o Amores que matan con el micrófono que, gustoso, les prestaba Sabina desde el escenario. Ni siquiera al final se plegó a cortesías ni tópicos: «Estamos mayores para hacer el paripé de irnos para que nos pidáis que volvamos». Así que hizo un solo bis, pero largo, generoso. Los pocos que habían resistido sentados entonaron en pie Noche de bodas y Y Nos dieron las diez. Sin dobleces. Las canciones que todos querían y como las querían. Cádiz y Sabina están mayores para pamplinas.

Ambas partes iban a lo que iban: a sumar otro momento a la colección de recuerdos.

El artículo Rompiendo bastones fue publicado el 06-03-2006, ha sido leído 2.137 veces. Queremos conocer tu opinión, recuerda que los comentarios están sujetos a las normas de participación

8 Comentarios

  1. Benditos_malditos
    Benditos_malditos 06/03/2006

    Hubo verso dedicado a Don Carnal y Doña Cuaresma? o a la ciudad de Cadiz??
    Yo siempre con mis tonterias no? jejeje
    Salud

  2. lety
    lety 06/03/2006

    Yo también estuve allí, el recuerdo de ese concierto será siempre un recuerdo inolvidable….escuchar calle melancolia en vivo y en directo y ayudar a cantarla me puso la carne de gallina….. que más se puede decir del genio….que es como siempre inmejorable….ojalá vuelva pronto por cadiz. Para volvernos a ver a los dos nos sobran los motivos!!!!!

  3. machito
    machito 06/03/2006

    Y yo también estuve allí, inolvidable, único, lo mejor del mundo, fui desde Huelva a verlo, mereció muchiisimo la pena. Quien dice que el flaco está acabado? Al viejo le queda cuerda para rato…

  4. sofia
    sofia 07/03/2006

    Y yo no estuve ahi,pero voy a estar en Corrientes esq Callao…faltan 8 diaaaassss!!!jaja…seguro va a ser igual de inolvidable…(sino mas)

  5. vanes
    vanes 07/03/2006

    te odio porque no vales mas baratoooo… sin saber nada, no mereces mi cariño por yo ofrecertelo… decile a tu amigo luis cardillo que tambien es una bosta me debe un cafe… jaja

  6. […] Vino. Fui. Y disfrute como un enano. Que se�, que ya se� que los incondicionales tenemos poco credito, que nos ciega la pasion y lo que querais. Pero anteanoche el tito Joaquin y su banda se salieron en Cadiz. De verdad os lo digo, creedme leche :). Poco previsor yo, no comprobe la batería de la camara y cuando fui a echar mano de ella (saliendo de casa para el concierto) me encontre con que estaba descargada. Menos mal que Pablo Garcés lo cuenta y lo muestra mucho mejor de lo que yo pudiera haber hecho. Vayan, vayan, que ya tardan. […]

  7. Mirra
    Mirra 14/03/2006

    Alguien que me diga cuándo se presenta Joaquin Sabina en México.

    Que alguien me diga!!!!!!!

  8. gc
    gc 27/07/2006

    SOS un dios ….es increible!!… algun dia sere como tu y mis poesias brillaran como las tuyas…sera la misma luz q de la misma lampara a las 2am con el pensamiento en una mujer y en lo hermoso q es el sexo con la mujer q amas!..!

Los comentarios están cerrados.

www.entradasyconciertos.com es la web dedicada los eventos musicales y deportivos alrededor de todo el mundo. Hazte un regalo y compra tus entradas para los conciertos de tu ciudad. En 2017 y 2018 están de gira de conciertos los Rolling Stones, U2, Ricardo Arjona, Joaquín Sabina, Bruno Mars.. y mucho mucho más :)

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar